Prevenir complicaciones en el parto

Clínica PedrosaObstetricia y control del embarazo

Prevenir complicaciones en el parto

Las mujeres embarazadas comparten una misma preocupación que les acompañan durante todo el periodo de gestación. La inquietud acerca de las posibles complicaciones en el parto suele ser un miedo muy generalizado en la mujer embarazada desde el momento que planea ser mamá. El periodo de maternidad y embarazo es muy importante para tu bebé y con este artículo queremos darte unos consejos para prevenir los riesgos y que leas sobre los factores de riesgo y las posibles complicaciones. Aproximadamente entre un 10 y un 20 por ciento de las mujeres embarazadas pueden sufrir problemas en el parto.

El  proceso de parto

proceso en el parto

El inicio del parto puede comenzar tres semanas antes de que se produzca con la aparición de las contracciones de Braxton Hicks, o conocidas como falsas contracciones que se sienten como irregulares e indoloras y se calman con el reposo. Las contracciones de parto son dolorosas, no dejan de dolor con el reposo y se producen de forma regular acortándose en el tiempo transcurrido entre una y otra a medida que se acerca el parto. Cuando el intervalo entre las contracciones sea durante dos horas de 10 minutos, o de 5 minutos cuando se es primeriza es conveniente ir al hospital. Existen algunas otras razones por las que debes ir al hospital:

  • Has expulsado el tapón del cuello del útero, que es una sustancia espesa, manchada de sangre y de textura mucosa.
  • La urgencia será mayor en el caso de romper aguas y la mujer sangra como si se tratase de la menstruación.

Cuando nos encontramos en el hospital el proceso de parto comprende distintas etapas, siempre y cuando no se produzcan situaciones en la que sea necesaria la práctica de una cesárea.

  1. Fase de dilatación

Es la primera fase del comienzo del parto y la de mayor duración. Se inicia por l contracciones y finaliza cuando el cuello del útero se ha dilatado hasta tener un diámetro suficiente para que el bebé pueda pasar a través de él.

  1. Fase expulsiva

Se caracteriza por la aparición de una fuerte presión en la zona vaginal y que obliga a la mujer a empujar para que el feto empiece a pasar por el cuello del útero. En algunos casos, es el momento en que, si e obstetra lo valora necesario, puede realizar un corte del perineo (episiotomía) para prevenir un posible desgarro vaginal.

  1. Fase de alumbramiento

Es la parte final del parto. La completa salida del feto determina el alumbramiento, a lo que le sigue la expulsión de la placenta y sus membranas.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo asociados a las posibles problemas en el embarazo en el parto pueden ser:

Complicaciones en el parto

Como hemos podido describir, durante el proceso del parto natural se dan diferentes etapas (dilatación, expulsiva y alumbramiento). Los problemas en el parto pueden ocurrir durante cualquiera de las etapas del parto y requieren de una intervención rápida y eficaz para evitar el daño en la madre y en su bebé. Aunque el 80% de los partos transcurren y finalizan sin ninguna complicación, dar a luz no es tarea fácil y pueden darse algunos problemas conocidos o imprevisibles, que tendrán solución con la intervención urgente de instrumentalización (fórceps, ventosa) o cesárea. Vamos a hablar de algunas de las complicaciones más populares:

– En algunos casos, las contracciones durante la dilatación no son suficientes, el útero pierde capacidad e influye en que el parto no progrese como es debido, prolongando el proceso. Hablamos de este tipo de partos cuando dura más de 14 horas para primíparas o más de nueve para las multíparas.

– Si el proceso de parto se inicia antes de las 37 semanas de gestación estaríamos hablando de un parto prematuro. Esto puede ocurrir por rotura prematura de membranas, anomalías uterinas, enfermedad de la madre, malnutrición, infecciones u otras causas desconocidas.

Sufrimiento fetal, puede ocurrir cuando hay un descenso o interrupción del flujo de oxígeno por contratiempos en el parto del tipo prolapso de cordón (aparece el cuello uterino antes que el bebé, problemas en la placenta, presencia de meconio en el líquido amniótico, etc.).

– La posición del feto, la longitud o las vueltas de cordón umbilical pueden suponer, en algunos casos, una dificultad para el proceso normal del parto.

Situaciones de mayor riesgo en el parto

Las hemorragias tras el parto

La hemorragia está asociada a un tamaño grande del feto o a los embarazos gemelares; también es más frecuente en las cesáreas frente al parto vaginal. Las mujeres con miomas también son más propensas a sufrir hemorragias.

Los especialistas aseguran que la edad de la mujer embarazada es otro factor que aumenta el riesgo de hemorragia. Las mujeres mayores de 40 años tienen más dificultad para que se contraiga el útero tras el parto, un factor que favorece la aparición de hemorragias. Los partos largos y la obesidad de la madre son otros factores que aumenta el riesgo de hemorragia.

Infecciones

Las infecciones suelen ser frecuentes en gestantes que han permanecido con la bolsa rota durante mucho tiempo. Una de las situaciones que aumenta el riesgo de infección con respecto al parto vaginal son las cesáreas. La posibilidad de infección puede verse incrementada por factores como el parto instrumental y la obesidad materna.

Presencia de hipertensión arterial

hipertensión arterial en el embarazo

La hipertensión arterial es otra de las principales complicaciones. La hipertensión en gestantes no tiene por qué asociarse a una hipertensión previa, puede desarrollarse unicamente durante la gestación. Es muy importante llevar un adecuado control gestacional para impedir que aparezcan complicaciones.

Consejos para prevenir problemas en el parto

La prevención se concierte en una prioridad los nueve meses de gestación, por ello te vamos a facilitar algunos consejos que puedas llevar a cabo para evitar complicaciones.

  1. Come ligero, pero con frecuencia

prevenir riesgos en el embarazo

No mantener el estómago vacío te ayudara a prevenir las nausea de los primeros meses de embarazo. Come pequeñas y ligeras raciones, pero cada poco tiempo. Mantén una dieta equilibrada con sustancias fundamentales como las proteínas, el calcio y el hierro. Es más aconsejable comer alimentos frescos y naturales, en vez de congelados o refinados.

  1. Cuidado al salir de casa

Protégete de los cambios de temperatura y la contaminación, resulta muy fácil coger un resfriado. Asegúrate de llevar alguna pieza de abrigo por si tienes frío o un abanico o agua fresca por si tienes calor. Evita los lugares cerrados y que puedan contener mayor cantidad de microbios como los hospitales, el metro, el autobús o bares muy concurridos.

  1. Toma precaución

Tom medidas de seguridad al estar fuera o dentro de casa. Evita pasar demasiado tiempo de pie o demasiado tiempo sentada. No cargues peso ni te subas encima de sillas o escaleras. Presta atención por donde vas para evitar caídas y resbalones.

  1. Olvida el tabaco o el alcohol

Queda totalmente prohibido ingerir alcohol o tabaco. Recuerda que ser fumador pasivo también puede dañar la salud de tu bebé.

  1. Los animales puedes transmitir enfermedades

Los gatos son los animales más peligrosos y que pueden transmitir la toxoplasmosis. Es muy importante que informes a tu medico para que pueda poner medidas preventivas desde un primer momento. Si no es así, el feto puede ser víctima de malformaciones.

  1. Medicamentos y tratamientos

Muchos medicamentos pueden influir en la salud de tu bebé y causar daños o efectos secundarios en embarazadas. Consulta con tu médico cuando tengas dudas.

  1. Elige ropa y los zapatos cómodos

Ciertas etapas del embarazo son algo molestas y vestir con ropa incómoda no ayudaría. Viste de manera confortable y sin tacones para evitar riesgos.

  1. Reduce el estrés

La espera y los cambios durante el embarazo ya supone sentir nervios, pero es necesario mantenerse tranquilas y reducir el estrés. El estrés puede ser perjudicial para el feto por lo que apóyate en tu familia, amigos y especialistas de confianza.

  1. Ser activa

No dejes el ejercicio, es altamente beneficioso. Adapta los movimientos y el ejercicio al estado de gestación, lo mejor es decantarse por un tipo de gimnasia más relajada, como el yoga, salir a caminar, y la natación.

  1. Evita posponer ser madre

parto saludable

Con el nivel de vida actual es muy difícil para la mujer conciliar ser mamá con todas las responsabilidades, pero intenta no posponerlo demasiado para evitar posibles complicaciones que puedan surgir. Está probado científicamente que a partir de los 33 años pueden surgir complicaciones para la salud de la mujer y del feto.

  1. Asiste a todas las visitas con tu ginecólogo.

Realizar todas las pruebas y llevar un control médico durante todo el embarazo, además de tomar suplementos vitamínicos para pronosticar un embarazo y parto saludables.

Resumen
Prevenir complicaciones en el parto
Título
Prevenir complicaciones en el parto
Descripción
Los problemas en el parto suele ser un miedo extendido entre las embarazadas pero solo entre el 10 y 20% pueden sufrir problemas en el parto.
Autor
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…