Clínica de Reproducción Asistida y Fertilidad en Granada


Inseminación artificial

La inseminación artificial es una de las técnicas de reproducción asistida en Granada que más realizamos en nuestra clínica. El objeto de la inseminación artificial es acercar el esperma al óvulo para que resulte más probable que la fecundación tenga lugar ¿Cómo hacerlo? Mediante la inseminación de la muestra de semen directamente en el útero, sin necesidad de extraer el óvulo de la mujer, como ocurriría en una inseminación in vitro.

Mediante la inseminación artificial se busca aumentar las posibilidades de que se produzca la fecundación del óvulo mediante, como hemos dicho, la introducción del esperma en la cavidad uterina directamente, de modo que se recorta sustancialmente el recorrido que los espermatozoides deben realizar hasta llegar al óvulo, incrementándose sustancialmente la probabilidad de que lleguen con mayor vigor y de que, por tanto, sean capaces de fertilizar el óvulo.

Se buscará maximizar las posibilidades de fecundación, realizando la inseminación artificial en los días fértiles de la mujer así como llevando a cabo una selección previa de los espermatozoides con más energía de la muestra de que se disponga, entre otras posibles actuaciones, como la administración anterior a la mujer de un tratamiento con medicamentos que contienen una baja cantidad de hormonas que estimulan la generación de óvulos.

Una vez que se ha procedido a calcular los días fértiles y realizado el resto de actuaciones previas, se lleva a cabo la inseminación artificial introduciendo los espermatozoides escogidos en el útero mediante una cánula. En nuestra clínica de reproducción asistida en Granada realizaremos esta inseminación asistida de la manera menos invasiva posible y que resulte más cómoda para la mujer, sin necesidad de utilizar ningún tipo de anestesia.

El material seminal utilizado para la inseminación artificial podrá ser propio de la pareja de la mujer inseminada (inseminación artificial conyugal u homóloga), o bien podrá ser de un donante anónimo (inseminación artificial de donante o heteróloga). Asimismo, dependiendo de dónde se produzca la introducción de los espermatozoides, podrá ser inseminación artficial intratubárica (en las trompas de Falopio); inseminación artificial intracervical (en el cuello uterino); inseminación artficial intravaginal (en la vagina); inseminación artificial intrafolicular (en el folículo ovárico); o, la más habitual, inseminación artificial intrauterina (en el útero).

Finalmente, se obtendrá un resultado positivo con la inseminación artificial en no más de un 30%. No obstante, repitiendo el proceso en lo que se denomina cuatro ciclos de inseminación, lograremos aumentar significativamente ese porcentaje. Si tras el cuarto intento no se han obtenido síntomas de embarazo, desde nuestra clínica de reproducción asistida en Granada te recomendaríamos otras técnicas como las que también presentamos en esta web.

Inseminación Artificial

Fecundación in vitro en Granada, clínica de reproducción asistida Pedrosa

La fecundación in vitro, fertilización in vitro o FIV, se diferencia de la inseminación artificial en que la fecundación del ovocito se produce fuera del cuerpo de la mujer, mediante fecundación convencional en laboratorio o mediante la microinyección de un espermatozoide, para posteriormente introducir el óvulo fecundado en el útero para su desarrollo. Se trata de una técnica que ofrece varias posibilidades y facilidades en nuestra clínica de reproducción asistida en Granada.

Entrando en más detalle sobre este proceso que desarrollamos en el área de reproducción asistida en Granada de Clínica Pedrosa, se trata, como acabamos de decir, de una técnica que se caracteriza por la unión entre óvulo y espermatozoide de manera artificial, mediante la extracción del óvulo del cuerpo de la mujer y provocando su fecundación en laboratorio, ya sea mediante la FIV convencional o mediante una microinyección espermática. En ambos casos, el esperma utilizado será, normalmente, el de la pareja de la mujer y el óvulo, el de ella misma. No obstante, cabe la opción de que el semen y el óvulo, o uno u otro, tengan su origen en un donante anónimo.

En la FIV, a diferencia de lo que ocurre con la técnica de inseminación artificial, necesitaremos una pluralidad de óvulos para producir también varios embriones. Con los embriones obtenidos, podremos incrementar la probabilidad de que alguno de ellos logre asentarse y dar lugar al embarazo, una vez insertado en el interior de la mujer. Para obtener varios óvulos, se estimulará la producción de ovocitos en la mujer mediante un tratamiento a base de inyecciones a lo largo de entre diez y veinte días. Este tratamiento podrá administrarse en nuestra propia clínica de reproducción asistida en Granada.

A continuación, se produce la extracción de óvulos mediante una intervención consistente en una punción folicular, de unos quince minutos de duración y bajo sedación. Tras ello, ya podremos iniciar la fecundación de los óvulos por alguna de las dos opciones mencionadas anteriormente: la convencional, situando en laboratorio al óvulo entre el esperma y aguardando que algún espermatozoide logre fertilizarlo; o mediante la inyección intracitoplasmática de espermatozoide, introduciendo directamente uno en el óvulo mediante su punción.

Tras ello, se realiza en la clínica de reproducción asistida en Granada un seguimiento de la evolución de los embriones así obtenidos, procediendo a insertar en el útero de la mujer los que muestren un mejor desarrollo, mediante una intervención sencilla e inocua.

En prevención de que ninguno de los embriones consiga asentarse en el interior de la mujer, se vitrifican los demás embriones para nuevos intentos. Asimismo, aunque el embarazo fructifique, la congelación de óvulos fecundados podrá servir también provocar nuevos embarazos en el futuro.


Fecundación in vitro

Técnica de microinyección espermática

Con este procedimiento logramos introducir directamente un espermatozoide en el óvulo obtenido de la mujer, pero, ¿para qué casos está indicada la microinyección espermática? ¿Se asegura la obtención del embarazo? Descubre cómo funciona esta técnica y sus resultados en nuestra clínica de reproducción asistida en Granada.

Como sabemos por el apartado referente a la fecundación in vitro, ésta se diferencia, principalmente, de la inseminación artificial en que en ésta la fecundación se promueve desde el interior de la mujer, depositando el esperma seleccionado en un lugar más cercano al óvulo, mientras que en inseminación in vitro la fecundación tiene lugar fuera del cuerpo de la mujer, extrayendo un número amplio de óvulos de la misma para dar lugar a la fertilización en un cultivo en laboratorio, reinsertando los óvulos, ya fecundados, en el útero para que, alguno de ellos, logre asentarse y dar lugar al embarazo.

Esta técnica de la fecundación in vitro puede ser realizada, desde nuestro centro de reproducción asistida en Granada, de dos maneras: la convencional, mediante un cultivo en laboratorio en el que se rodea al óvulo con los espermatozoides obtenidos de la muestra de semen, ya sea proveniente de la pareja o de un banco de esperma, para que fecunde alguno de ellos al óvulo; o bien mediante la técnica de la microinyección espermática intracitoplasmática (o ICSI, por sus siglas en inglés). Mediante este procedimiento se asegura la fecundación inyectando directamente al óvulo un solo espermatozoide vivo, usando para ello una microaguja. De esta manera, obtenemos un procedimiento de fecundación indicado para casos de semen con movilidad reducida o con un bajo número de espermatozoides, así como cuando la muestra de semen esté muy limitada, por conservarse las de un hombre ya vasectomizado o con una enfermedad que le impida producir más, así como en casos de riesgo de contagio de una enfermedad de transmisión sexual realizando una inseminación artificial o una fecundación in vitro convencional.

Técnica de microinyección espermática

Donación de ovocitos

No para la inseminación artificial, pero sí de cara a la inseminación in vitro, somos conscientes en nuestra clínica de reproducción asistida en Granada, de la importancia de donar óvulos para aquellas mujeres que no tienen ya óvulos o las que, disponiendo de ellos, no es posible su fecundación. Entérate ahora de todos los detalles de cómo se produce la donación de óvulos.

El ovocito es como se denomina al óvulo que no ha llegado a madurar aún. Dentro de cada mujer existe un número determinado de ovocitos, aproximadamente unos 400.000, de los que, a lo largo de su vida, llegarán a madurar y convertirse en óvulos preparados para ser fecundados, unos 400. Como todos sabemos, cuando el óvulo ya maduro está listo para la fertilización, pero ésta no se produce, se elimina durante el período menstrual.

Mediante la donación de ovocitos, que se puede realizar en nuestra clínica de reproducción asistida en Granada, se pretende que aquellos ovocitos que una mujer, en todo caso, no iba a aprovechar para obtener un embarazo, sino que iba a eliminar en su ciclo menstrual, sean cedidos, altruistamente, para que puedan servir a otras mujeres que no tienen la posibilidad de quedarse embarazadas, no para su uso mediante inseminación artificial, sino mediante FIV.

Los motivos por los que una mujer puede necesitar recibir un óvulo donado, se pueden resumir en tres: que no tengan ya reserva de ovocitos, que los que tengan no puedan ser usados para lograr un embarazo, o que no sea recomendable la generación de un embarazo por riesgo de transmisión de enfermedades hereditarias:

Las mujeres que no tienen reserva de óvulos pueden encontrarse en esa circunstancia porque sufran menopausia precoz, quedándose sin la posibilidad de obtener más óvulos maduros a una edad muy temprana. Por supuesto, también puede verse en este caso aquellas mujeres que han sufrido una intervención quirúrgica que haya implicado la extracción de los ovarios.

Por su parte, no pueden lograr la fecundación de sus óvulos aquellas mujeres que sufren alguna enfermedad o trastorno genético, y no será aconsejable la fecundación del óvulo de aquella mujer con un alto riesgo de transmitir una enfermedad hereditaria.

Ya que los óvulos no se pueden almacenar, se debe sincronizar el ciclo ovárico de donante y receptora, e insertar los embriones fecundados en ésta mediante la técnica de la fecundación in vitro, quedando descartada, en este caso, la inseminación artificial.


Donación de ovocitos

Laboratorio de andrología – Seminograma

Para poder determinar si la técnica de fertilidad asistida más apropiada es la de inseminación artificial o la de fecundación in vitro, en muchos casos resulta necesario analizar previamente el esperma del hombre mediante un seminograma que nos informe sobre la calidad del mismo. Con otra prueba adicional, lograremos seleccionar los espermatozoides más activos para poder usarlos en la inseminación artificial o en la FIV, según corresponda. En el laboratorio de andrología de nuestra clínica de reproducción asistida en Granada, realizaremos todas las pruebas que necesites.

Por tanto, a efectos de poder realizar los procedimientos de inseminación artificial y de reproducción asistida en Granada, desde nuestra clínica ponemos a tu disposición nuestro laboratorio de andrología para la realización de seminogramas. El seminograma es la prueba realizada sobre el esperma con el objeto de determinar su nivel de calidad de cara a la inseminación artificial. Esta aptitud se deduce según el número de espermatozoides de la muestra, su morfología y movilidad, la acidez, etc. La razón del análisis suele coincidir con una situación de posible esterilidad masculina y, en nuestro caso, nos sirve para localizar y seleccionar los espermatozoides más adecuados para los procedimientos de reproducción asistida.

La prueba es totalmente inocua para el hombre, realizándose íntegramente sobre la muestra de semen obtenida de forma natural y depositada por el sujeto en un receptáculo al efecto. No se requerirá ninguna prevención previa a la toma de la muestra, salvo la abstinencia sexual con una antelación de entre dos y siete días.

El seminograma, también llamado espermiograma, nos permitirá clasificar el esperma analizado en una de estas categorías: normozoospérmica, oligozoospérmica, astenozoospérmica, teratozoospérmica y azoospérmica, transmitiendo cada una de estas clases unas determinadas cualidades y características.

A partir de aquí, una vez clasificado el esperma de la muestra, llevaremos a cabo el seminograma REM, que nos permitirá determinar cuáles son los espermatozoides de más calidad, seleccionarlos y decidir si son lo suficientemente aptos y vigorosos como para poder realizar una inseminación artificial o, en caso contrario, resulta más aconsejable, como única opción, acudir a una fecundación in vitro.

Laboratorio de andrología - Seminograma

Recuperación de ovocitos para preservación de fertilidad en el centro de reproducción asistida en Granada Pedrosa

Por desgracia existen supuestos en los que una mujer puede ver cómo peligran sus posibilidades futuras de poder engendrar hijos. Nos referimos a los casos en que se sufre una enfermedad grave, especialmente cáncer, que conllevará un tratamiento lo suficientemente agresivo como para que puedan verse afectados los ovarios de manera irreversible. En estos casos, así como también en los de mujeres que quieren retrasar el momento para concebir hijos, en el área de reproducción asistida en Granada de Clínica Pedrosa ofrecemos la técnica de recuperación de ovocitos. Conócela ahora:

En determinadas circunstancias, ante la existencia, como decimos, de un determinado diagnóstico sobre la existencia de una enfermedad, especialmente de cáncer, o la inminencia del inicio de un tratamiento agresivo, como puede ser el de radioterapia o quimioterapia, se puede prever la probable pérdida de fertilidad en la mujer, por cuanto los ovarios se pueden ver afectados y perder su funcionalidad.

Ante esta situación, se están desarrollando diferentes técnicas para tratar de lograr la preservación de la fertilidad de la mujer, de las cuales en nuestra clínica de reproducción asistida en Granada ofrecemos la de recuperación de ovocitos, debiendo mencionar que, aunque se trata de procedimientos que suponen una gran dificultad, especialmente en el caso de niñas, arrojan resultados esperanzadores y muy a tener en cuenta para posteriores procesos de fecundación in vitro, más que de inseminación artificial. Otras causas para tener en cuenta estas técnicas, las podríamos encontrar en el caso de mujeres que desean retrasar voluntariamente su fertilidad o las que padecen ciertas enfermedades reumatológicas que también implican la aplicación de tratamientos de quimioterapia.

La técnica de la recuperación de ovocitos se lleva a cabo respecto de los que se han desarrollado de forma natural en la mujer, pero sin alcanzar la maduración. Consiste en extraerlos y proceder a su maduración in vitro para, a continuación, vitrificarlos. El motivo de realizar la vitrificación para la conservación del ovocito, ya maduro, se debe a que se ha podido observar que ofrece unos porcentajes mayores de éxito en posteriores intentos de fertilización que cuando se procede a congelar óvulos en estado más inmaduro.


Recuperación de ovocitos para preservación de fertilidad en el centro de reproducción asistida en Granada Pedrosa

Banco de semen y embriones

Te explicamos cómo se obtiene un banco de semen y de embriones y cuáles son las utilidades que ofrecen, así como los casos en que suele estar indicado su uso. Tanto para técnicas de inseminación artificial como de fecundación in vitro, te invitamos a conocer las posibilidades que tienen los bancos de esperma y embrionarios:

La inseminación artificial con semen donado por terceras personas está regulada en nuestra legislación en la Ley sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida, que establece que el donante deberá permanecer en todo caso anónimo para la receptora y, asimismo, aquél, tras donar esperma de cara a la inseminación artificial, no podrá conocer el destino del mismo.

El esperma se almacena en un banco de semen en nitrógeno líquido mezclado con un crioprotector para que los espermatozoides no se vean afectados en lo posible.

Por su parte, la mujer que desee recibir en nuestra clínica de la mujer el tratamiento correspondiente de inseminación artificial o para lograr un embarazo in vitro con esperma procedente de una donación, deberá dar su consentimiento expreso, libre y consciente, bastando con que tenga al menos 18 años. En el caso de que esté casada, el marido deberá también emitir su consentimiento.

El uso de semen proveniente de un donante suele tener lugar en caso de que la pareja de la interesada sea estéril o en mujeres que no tengan pareja o sean homosexuales. Será nuestra clínica de reproducción asistida en Granada la que seleccione la muestra del donante concreto que se va a utilizar, teniendo en cuenta el parecido fenotípico e inmunológico con la mujer. Además, en el caso de tener pareja, también se procurará seleccionar al donante con rasgos físicos parecidos al mismo.

Por su parte, el banco de embriones se utiliza, normalmente, en relación con aquellas parejas que resultan ser estériles ambos, recabando una ovodonación y procediendo a fecundar el óvulo así obtenido mediante semen de un banco de esperma usando la técnica de la fecundación in vitro, insertando después en el útero de la mujer receptora el embrión, con o sin previa congelación del mismo.

Será necesario que la mujer sí disponga de un útero funcional y un estado físico adecuado para la gestación, requiriendo chequeos específicos la mujer que supere los 45 años.

También se dan casos de embriones aportados a un banco cuando una pareja se ha sometido a una técnica de reproducción asistida en Granada o cualquier otro lugar, no mediante inseminación artificial sino mediante FIV, donando los embriones sobrantes.

Banco de semen y embriones

Técnicas de diagnóstico genético preimplantacional

Los procesos de diagnóstico genético preimplantacional están especialmente previstos para cuando los progenitores portan alguna enfermedad hereditaria o cromosómica y se someten a una técnica de FIV, entre otras situaciones. Conoce en qué casos se recomienda esta técnica y la alta cualificación de los profesionales de nuestra clínica de reproducción asistida en Granada para llevarla a cabo:

El procedimiento de diagnóstico genético preimplantacional es una técnica que podemos utilizar en el área de reproducción asistida en Granada de Clínica Pedrosa, en el marco de un proceso de fecundación in vitro, descartando su aplicación para técnicas de inseminación artificial, para determinar cuáles de los embriones obtenidos resulta más viable para ser seleccionados para ser depositados en el útero de la mujer receptora.

Para llevar a cabo esta técnica se deberá realizar una biopsia a los embriones concebidos mediante FIV, cuando éstos no superen el estadío de entre seis y ocho células. Se realizará un estudio genético del material obtenido y se procederá a seleccionar a los embriones que den mejores resultados, insertándolos rápidamente, a continuación, en el interior de la mujer.

Es una técnica especialmente recomendada en casos de que la mujer tenga más de 38 años, haya sufrido abortos repetidos o haya intentado al menos dos ciclos de FIV sin éxito. También cuando los espermatozoides del hombre presenten alteraciones cromosómicas o existan trastornos en el proceso de meiosis masculina. En todos estos casos se realizará un estudio para elegir a los embriones con un número adecuado de cromosomas. También está especialmente recomendado este estudio previo cuando alguno de los miembros de la pareja padece alguna anomalía cromosómica o enfermedad hereditaria.

La técnica de diagnóstico genético preimplantacional no supone riesgo para el embrión pero sí requiere de una habilidad extrema por parte del técnico que la lleve a cabo, disponiendo en nuestra clínica de reproducción asistida en Granada de los profesionales más cualificados y experimentados para la obstetricia y el control del embarazo.


Técnicas de diagnóstico genético preimplantacional

¿Buscas un ginecólogo de confianza en Granada?