¿Cómo es un plan de parto en tiempos de coronavirus?

Clínica PedrosaObstetricia y control del embarazo

La incertidumbre y las dudas nos acompañan desde que fue decretado el estado de alarma por la infección de coronavirus. En las mujeres embarazadas con fechas previstas de parto para estos días los miedos se incrementan. Nos plantean dudas acerca del riesgo a contagiarse, el plan de parto, los nuevos protocolos para mujeres embarazadas…En Clínica Pedrosa queremos transmitir tranquilidad manteniéndote informada desde nuestra página web, redes sociales o los propios canales habilitados en este momento para resolver cualquier cuestión relacionada. Si te encuentras en esta situación, te recomendamos seguir leyendo este artículo.

¿Las mujeres embarazadas tienen mayor riego de contagiarse?

plan de parto con covid19

Se precisa aún más investigación para conocer más en detalle las consecuencias de la COVID-19 en las embarazadas. Pero los datos disponibles hasta el momento sobre la relación entre COVID-19 y la mujer embarazada, nos indican que no existe una mayor susceptibilidad de infectarse por coronavirus ni de correr un mayor riesgo de enfermedad grave en relación al resto de la población si llegaran a contraer el virus.

Tampoco, existe relación con un mayor riesgo de malformación fetal, ni de prematuridad, ni de aborto según datos comunicados del documento SEGO sobre la pandemia de COVID-19.

Los casos de riesgo de prematuridad suelen estar relacionados con mujeres embarazadas con un mal estado de salud previo. Si se contagiaran con el COVID-19, se recomienda adelantar el parto y efectuar una cesárea.

Es muy importante tener en cuenta las medidas preventivas generales de transmisión persona a persona, y es necesario atender a las recomendaciones de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

¿Qué es un plan de parto?

Un plan de parto es un documento en el que la mujer embarazada puede expresar sus preferencias, necesidades, deseos y expectativas sobre el proceso del parto y el nacimiento.

Facilitar esta información por escrito puede ayudar al equipo profesional que atiende en el momento del parto, para lograr la participación activa tanto de la mujer como de su pareja o acompañante, y evitar tener que comunicar sus preferencias el día del parto, momento en que el estado emocional y físico es más vulnerable y la mujer se halla centrada en el proceso vivencial.

El plan de parto se puede elaborar en cualquier momento de la gestación, aunque el momento idóneo sería entre las semanas 28-32, para poder tener tiempo de preguntar o resolver dudas con el personal medico o matrona.

Debemos saber que el fin de un plan de parto no es planificar el desarrollo del parto y nacimiento. Ya que, si surgen circunstancias imprevisibles, el personal sanitario responderá de la manera más adecuada y oportuna, después de informar y pedir el consentimiento.

Procedimiento

Actualmente, los protocolos para atender el parto van cambiando por lo que no hay una respuesta única. Pero sí son necesarias y se deben seguir las recomendaciones de las organizaciones científicas en materia de salud por el estado de alerta del COVID19 .

En una situación de parto normal y mujer sana los procedimientos que suelen formar parte del parto son los siguientes:

  1. En la medida de lo posible el personal asistencial suele ser el mismo que durante el proceso. Siempre y cuando estén disponibles.
  2. La administración de enemas para la evacuación de heces, no son necesarios antes del parto.
  3. El rasurado antes del parto puede estar indicado en caso de episiotomía o desgarro en la zona del periné, para facilitar la sutura.
  4. Se puede beber agua o zumos durante la dilatación.
  5. La monitorización fetal se debe llevar a cabo durante todo el parto para controlar el estado del bebé.
  6. No es aconsejable la administración rutinaria de medicamentos (oxitocina) para acelerar el parto, salvo que exista una indicación medica para ello.
  7. En los cuidados de un parto normal no es imprescindible la canalización de una vía venosa.
  8. En todos los casos se deben realizar los tactos vaginales mínimos necesarios para evaluar la evolución del parto por razones de consulta o formación.
  9. No es preciso realizar un sondaje vesical durante un parto normal.
  10. En general, la bolsa que envuelve al bebé se rompe espontáneamente y no es necesario hacerlo antes del parto.

En tiempos de Coronavirus estos procedimientos se ajustan a las medidas de seguridad máximas para la madre y el bebé, pero dependen de diversos factores como la comunidad autónoma, el hospital al que acuda o incluso el día en el que se realice. 

En el caso de ser una mujer embarazada contagiada el equipo multidisciplinar será el que establezca el lugar más adecuado para el correcto tratamiento del binomio madre-feto y permita mantener el control y la pronta actuación en caso de deterioro materno o fetal o que se inicie trabajo de parto prematuro. El personal que atienda al parto debe llevar el equipo de protección individual, que incluye: gorro, gafas, batas impermeables, guantes y mascarillas N95. 

Plan de parto: ¿cuándo se considera que se inicia el parto?

En la segunda parte de la gestación y sobre todo al final de la misma se produce la maduración del cuello del útero y el alargamiento de la zona de unión del cuello y el cuerpo del útero lo que permite por una parte que el cuello se abra y por otra, que el feto se acomode para permitir  su descenso y salida al exterior. En el momento del parto, se producen las contracciones uterinas rítmicas, progresivas en intensidad y duración y dolorosas. Para considerar que se ha iniciado el parto, las contracciones, deben ser, al menos, de mediana intensidad y deben producirse dos o más en el intervalo de 10 minutos. 

¿Es seguro el parto en tiempo de coronavirus?

plan de parto coronavirus

Los profesionales de la salud de la mujer afirmamos que sí. Entre las medidas tomadas, destacamos el esfuerzo por aislar las áreas de parto, el pasar el menos tiempo posible en los centros hospitalarios, las mujeres van más tarde al hospital, por lo que las estancias son menos prolongadas y como norma general, se intenta que la permanencia no sea mayor de 24 horas tras el parto, si no ha habido ninguna complicación.

Mientras madre y bebé estén sanos, es importante que sepáis que no será necesario el aislamiento madre y/o bebé. Además, se aconseja realizar el contacto piel con piel y procurar la lactancia materna. El calostro y la leche materna en estos momentos es más que nunca, para los recién nacidos y bebés lactantes, un aliado para su protección y cuidado del sistema inmune. Hasta ahora no ha habido rastro del virus en la leche materna, por lo que expertos y organizaciones promueven la lactancia materna por sus beneficios. Incluso, se recomienda en casos en los que la madre haya dado positivo por coronavirus. En estas circunstancias, será necesario extremar las medidas de protección para evitar el contagio, como el uso de mascarilla, guantes o lavados de manos. 

Plan de parto: ¿Cuándo acudir al hospital?

Siendo una mujer sana con un desarrollo del embarazo normal, sin ningún síntoma de virus, te recomendamos no ir al hospital hasta entrar en la fase activa de parto, en la que las contracciones son rítmicas y mantenidas en el tiempo (más de 1 minuto). Es una manera de llegar al hospital con la dilatación avanzada, para que la estancia en el hospital sea lo más corta posible. 

En cualquier caso, no debes esperar para ir al hospital si tienes una hemorragia, ausencia de movimientos del bebé, rotura de bolsa con aguas no limpias, o cualquier otra señal que te haga entender que estés mejor con asistencia médica.

Recomendaciones de la OMS  

Si se tuviera cualquier mínima sospecha de síntomas o de contagio de COVID-19 en mujeres embarazadas, los hospitales deberían seguir las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y el Ministerio de Sanidad debería garantizar que se cumplan. A continuación, te presentamos la información más destacada de la Organización Mundial de la salud (OMS) para mujeres embarazadas:

  • No ha habido transmisión vertical

En los casos estudiados no ha habido evidencias de que las mujeres gestantes transmitan vía placenta el virus COVID-19 a los bebés.

  • Pueden estar acompañadas

Tomando las medidas adecuadas de prevención del contagio, las mujeres pueden estar acompañadas, por lo que no hay motivos para impedir el acompañamiento por parte del hospital.

  • Tipo de parto

No existe evidencias que demuestren beneficio alguno para indicar la finalidad de un embarazo mediante inducción o cesárea.

  • Respetar el contacto piel con piel

La Organización Mundial de la Salud recomienda respetar la piel con piel y no separar a las madres de los recién nacidos.

  • Lactancia materna

Se recomienda favorecer la lactancia materna a libre demanda tras el parto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…