En tiempos de Coronavirus…¿qué hacemos con las cirugías?

Clínica PedrosaOncología ginecológica

En estos momentos críticos, llenos de incertidumbre son innumerables las dudas y preguntas que día a día nos asaltan. Por eso en Clínica Pedrosa estamos más abiertos que nunca, desde la página Web, Facebook, Twitter y artículos como el de hoy: “En tiempos de Coronavirus… ¿qué hacemos con las cirugías?” 

Os queremos mantener informadas de la actualidad en todo momento. Para nosotros tu bienestar es lo más importante, por eso adoptamos medidas recomendadas por los Organismos Públicos, La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y La Sociedad Española de Fertilidad (SEF) pero sobre todo, incluimos nuevos canales que nos mantengan, más que nunca, accesibles para lo que necesitéis y que nos faciliten la actividad no presencial.

Es nuestro compromiso colectivo evitar la escalada de la tasa de contagios, y detener la expansión de la pandemia.

¿Conocemos el origen del Coronavirus?

La infección por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19), es en el momento actual una emergencia de salud pública y a fecha 11/3/2020 fue declarada pandemia por la OMS.

El origen del Coronavirus comienza en diciembre de 2019 cuando surge un agrupamiento de casos de neumonía en la ciudad de Wuhan (provincia de Hubei, China), con una exposición común a un mercado mayorista de marisco, pescado y animales vivos. El 7 de enero de 2020, las autoridades chinas identificaron como agente causante del brote un nuevo virus de la familia Coronaviridae, que posteriormente fue denominado SARS-CoV-21. La secuencia genética fue compartida por las autoridades chinas el 12 de enero. La enfermedad causada por este nuevo virus se ha denominado por consenso internacional COVID-19. El Comité de Emergencias del Reglamento Sanitario Internacional (RSI, 2005) declaró el brote como una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII) en su reunión del 30 de enero de 2020. Posteriormente, la OMS lo reconoció como una pandemia global el 11 de marzo de 2020.

Elevada contagiosidad del COVID19: ¿Qué hacemos?

cirugía y Coronavirus

Como hemos comentado en el origen del Coronavirus, los datos estudiados muestran como la infección fue originariamente zoonótica pero la transmisión actual es de persona-persona por gotas respiratorias después de un contacto cercano con una persona infectada a menos de 2 metros o contacto directo con superficies contaminadas por secreciones infectadas. La transmisión también se podría producir a través de heces contaminadas pero la propagación por esta vía es mucho menos relevante.

Los estudios existentes no han evidenciado presencia del virus en fluidos genitales, líquido amniótico, ni tampoco en la leche materna. Los casos encontrados de infección en recién nacidos provienen probablemente de transmisión horizontal (un agente externo de la relación madre-hijo). El periodo de incubación habitual es de 4 a 6 días pero puede variar entre 2 y 14 días.

Las embarazadas no parecen tener una mayor susceptibilidad para contraer la infección, ni para presentar complicaciones graves, pero los datos existentes son limitados. En todo caso, las complicaciones en una gestante deberían ser identificadas y tratadas de forma precoz y se deberá́ considerar la presencia de comorbilidades (HTA o DBT pregestacionales, enfermedades cardiopulmonares, inmunosupresión (trasplantadas, infección VIH < 350 CD4, tratamientos inmunosupresores o tratamiento con corticoides equivalentes a > 20 mg prednisona durante > 2 semanas).

Los datos actuales no sugieren un mayor riesgo de aborto o pérdida gestacional precoz en gestantes con COVID-19.

Al no existir evidencia de transmisión intrauterina es muy poco probable que la infección por COVID-19 pueda producir defectos congénitos.

Han sido descritos casos de parto prematuro en mujeres con infección COVID-19, y también se objetivó en infecciones maternas por COVID-19, MERS (Síndrome respiratorio de Oriente Medio) y SARS (Síndrome respiratorio agudo severo). Aunque en muchos casos la prematuridad pueda ser inducida para preservar la salud materna

*Datos recogidos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiologica del Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Ciencia e Innovación.

Situación actual de los casos de Coronavirus

En España, hasta el momento se han registrado 78.797 casos, 6.528 fallecidos y 14.709 curados. Las Comunidades Autónomas con una mayor incidencia acumulada en los últimos 14 días son La Rioja, Madrid, Navarra y Castilla La Mancha.

Si hablamos de situación internacional, los datos en Europa reflejarían, que hasta el día de hoy se han notificado al menos 349.409 casos confirmados. Los países con más casos notificados son Italia, España, Alemania y Francia. El país con mayor número de fallecidos es Italia (10.023) seguido de España (6.528) y Francia (2.314).

Por tanto, la situación a nivel global y de otros países fuera de Europa, a día de hoy, se han notificado al menos 575.444 casos y 28.087 fallecidos. Los países de fuera de Europa que han registrado más casos son Estados Unidos, China, Irán y Corea del Sur. En Estados Unidos, los Estados que más casos han notificado según CDC son Nueva York (38.977), Nueva Jersey (6.876), California (3.777) y Washington (3.207).

*Los datos han sido extraídos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad a 29.03.2020 ( (datos consolidados a las 21:00 horas del 28.03.2020).

Escenario actual de los centros

superar coronavirus

En este artículo hemos querido sintetizar la información sobre la situación creada por la pandemia del COVID-19 para ser conscientes del cambio radical que ha supuesto en el enfoque de toda la sanidad del país, y por supuesto, de la Ginecología y Obstetricia. Todos debemos colaborar y adaptarnos de la manera más solidaria posible. El escenario actual de todos los centros sanitarios presenta una serie de medidas de responsabilidad para reducir los contagios y para la pandemia.

Desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia S.E.G.O recomiendan encarecidamente preservar en la medida de lo posible todos los recursos sanitarios y estar preparados para lo que podría suponer un incremento continuo en el número de casos afectos por el COVID-19. La siguiente información nos muestra las alternativas valoradas por la SEGO, las características epidemiológicas, las recomendaciones del Ministerio de Sanidad y Consumo, así como de las Consejerías de Sanidad de las Comunidades Autónomas.

El escenario actual o futuro de muchos centros es la limitación de posibilidad quirúrgica, debido a los siguientes factores:

  • Bloqueo de la gran mayoría de circuitos intrahospitalarios.
  • Centralización por parte de las unidades de cuidados intensivos de la mayor parte de respiradores disponibles, así como de las camas de cuidados intensivos.
  • Riesgos quirúrgicos para el paciente y para el personal sanitario:
    • Se estima un 30% de bajas por enfermedad o cuarentena de la plantilla, afectando en nuestro caso a personal especializado en patología oncológica.
    • Debemos considerar que los procedimientos quirúrgicos tienen riesgo de formación de aerosoles (anestesias generales, humo quirúrgico…).
  • Limitación del tiempo y el espacio quirúrgico para realizar tratamientos estándares.

En todo momento las decisiones en cuanto al tratamiento deben hacerse de forma individual teniendo en cuenta las características de la paciente, la enfermedad y la capacidad del centro. Si fuera posible, se aconseja seguir alternativas médico-quirúrgicas para distanciar/sustituir el tratamiento estándar de la enfermedad oncológica o cualquier otra. Estas alternativas deben ser consensuadas con la paciente y contempladas en el consentimiento informado definitivo.

Medidas Generales

  • Se recomendará que las pacientes no acudan acompañadas al centro, incluso durante el ingreso, salvo circunstancias inevitables.
  • Facilitar la distancia social.
  • Las pacientes deben ser responsables de determinar su temperatura o comunicar cualquier síntoma que sugiera infección por el COVID-19 antes de llegar al centro, sea para una intervención quirúrgica o para una valoración ambulatoria.
  • Se recomienda facilitar instrumentos de comunicación (teléfono, correo electrónico) para el contacto continuo con las pacientes de forma telemática.
  • Informar a las pacientes de la situación y explicarles el cambio de estrategia diagnóstica y terapéutica, contemplándose en el consentimiento informado.
  • Adaptar las medidas a la situación epidemiológica y a las posibilidades de cada centro.

Estas medidas están sujetas a revisión según la situación epidemiológica, las actualizaciones y recomendaciones de los organismos mencionados. 

¿Qué hacer con las cirugías programadas?

coronavirus

En los únicos casos en los que se contempla realizar una cirugía son intervenciones urgentes y electivas no demorables. En relación a las primeras se debe tener en cuenta que en la mayoría de los casos se tratará de pacientes con sospecha de infección, en los que la presencia de una infección confirmada puede ser una contraindicación de cirugía debido a la afectación del estado general. La indicación de cirugía urgente se individualizará en todos los casos y tratará de realizarse basándose en un diagnóstico con la mayor certeza posible. Como hemos dicho en el estado actual de los centros y teniendo en cuenta las medidas llevadas a cabo por todos los organismos competentes, en muchos casos, se deberá valorar la posibilidad de optar por un tratamiento conservador que haya demostrado ser una opción segura para la paciente.

En cuanto a la actividad quirúrgica programada, dada la situación de pandemia declarada, los diferentes organismos reguladores de la actividad sanitaria distribuirán los recursos disponibles en función de la situación puntual. En ese sentido es probable que la actividad no urgente se limite al máximo, incluso suspendiéndose por completo durante unas povas semanas próximas al pico de COVID. En ese sentido, parecería que los pacientes oncológicos serían los que objetivamente deberían priorizarse pero justamente su propio alto riesgo frente al Coronavirus, debemos intentar demorar la cirugía siempre que sea posible. No obstante, recordemos, se tendrá muy en cuenta dos factores: el estado previo del enfermo y la posibilidad de contagio intrahospitalario. Aunque no existen datos publicados, parece ser que se ha observado una elevada tasa de complicaciones respiratorias y contagios en pacientes intervenidos durante las últimas semanas en Italia. Muchos de ellos eran oncológicos y han desarrollado rápidamente SARS-Co-V2 grave con una tasa de mortalidad alta. Como en las intervenciones urgentes, la infección confirmada por COVID-19 puede ser considerada como una contraindicación de cirugía especialmente en pacientes oncológicos, inmunosuprimidos y con comorbilidades asociadas que repercutan en el riesgo quirúrgico (especialmente si son respiratorias).

En este sentido, desde Clínica Pedrosa queremos trasnmitir un mensaje de tranquilidad, incluso al paciente oncológico. Demorar su cirugía durante el pico de la pandemia COVID19 es necesario y evita riesgos de contagio durante ese delicado tiempo de posible ingreso hospitalario.

Rara vez algún tumor ginecológico o mamario, aun siendo maligno, no va a cambiar su pronóstico, ni las posibilidades de éxito del tratamiento, por el hecho de demorar la cirugía unas pocas semanas. El proceso oncológico evoluciona a lo largo de meses, un pequeño retraso no va a tener ninguna influencia negativa y en cambio operarse durante el pico de COVID sería un gran riesgo para usted y para toda la comunidad. Gracias a todos por la paciencia. Ánimo.

¡Quédate en casa!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…