Necesidades nutricionales en el embarazo

Clínica PedrosaObstetricia y control del embarazo

Necesidades nutricionales en el embarazo

El embarazo y la lactancia son periodos en los que la mujer debe prestar atención a los requerimientos nutricionales. A través de la alimentación de la madre el bebé recibe los nutrientes necesarios para su desarrollo y atiende las demandas de su propio organismo. Si tienes dudas sobre, qué comer durante el embarazo, te invitamos a seguir leyendo este artículo para ayudarte a conocer las necesidades nutricionales en el embarazo.

Necesidades nutricionales en el embarazo y la lactancia

necesidades nutricionales en el embarazo

Sabemos que el embarazo y la lactancia son dos grandes acontecimientos en la vida de toda mujer y, como hemos dicho, son periodos de gran demanda nutricional. La alimentación de la madre proporciona al feto todo lo necesario para poder crecer y desarrollarse los primeros meses de vida, asegurando la salud de los dos.

Existen numerosos estudios que han demostrado la relación de un déficit de nutrientes y el exceso o falta de peso de la madre con la aparición de malformaciones fetales, parto prematuro, bajo peso del neonato, aumento de cesáreas y dificultades en la evolución del neonato.

El estado nutricional del feto dependerá del estado nutricionales de la madre, es decir, comenzar con una buena base desde el inicio del embarazo es la mejor ventaja para ambos. Tener una mala situación preconcepcional y restricciones dietéticas no fundamentadas durante el embarazo podrían derivar en infertilidad, aborto, retraso del crecimiento intrauterino y bajo peso neonatal. Durante el embarazo y la lactancia aumentan las necesidades de energía, proteínas, AG esencia- les, vitaminas y minerales, por eso aparecen ciertas necesidades nutricionales en el embarazo.

¿Qué debes saber sobre las necesidades alimenticias en el embarazo?

  • El estado nutricional previo a la concepción de la madre es tan importante como la dieta a seguir durante el embarazo.
  • La mejor dieta para embarazadas debe ser variada y equilibrada.
  • Durante el embarazo y la lactancia aumentan las necesidades de energía, proteínas, AG esenciales, vitaminas y minerales.
  • Se recomienda comenzar a tomar un suplemento de ácido fólico en el mes previo a la concepción y continuar, al menos, durante el primer trimestre (sobre todo si se tienen antecedentes de malformaciones del tubo neural).
  • Los minerales más implicados en la gestación son el hierro, el yodo y el calcio. Se recomienda incluir en la dieta alimentos de origen animal y lácteos, y utilizar sal yodada.
  • Las necesidades de vitamina A son mayores durante la lactancia respecto a la gestación por su papel en el sistema inmunitario del niño.
  • El exceso de peso durante el embarazo y la retención de esa ganancia de peso durante la lactancia son factores de riesgo de obesidad. Se recomienda mantener un control de la ingesta calórica durante el embarazo y la lactancia.

Las necesidades nutricionales durante los tres trimestres

Las necesidades nutricionales durante las diferentes etapas de la gestación se podrían resumir en los siguientes;

  • Primer trimestre: el crecimiento fetal es rápido y cualquier déficit de nutrientes puede provocar alteraciones irreversibles en el feto. Las necesidades calóricas aún no han variado demasiado, pero es importante asegurar un aporte de nutrientes de buena calidad, por lo que se necesitan alimentos con alto contenido de nutrientes.
  • Segundo trimestre: el crecimiento fetal continúa y se establecen los depósitos grasos de la madre. No asegurar el aporte calórico necesario, podría afectar a la futura lactancia.
  • Tercer trimestre: es la fase del embarazo con mayor aumento de peso del feto, por lo que se incrementa la demanda de energía y nutrientes.

Energía

Cuando hablamos de necesidades nutricionales en el embarazo debemos saber que el coste energético de la gestación completa es de aproximadamente 75.000 kcal. Las OMS recomienda aumentar 300 Kcal/día durante todo el embarazo. En España se recomienda aumentar 250 kcal/día durante la segunda mitad de la gestación. Tenemos que tener encuenta que estos valores varían en función del peso previo de la embarazada. Para el control del embarazo tu matrona, ginecólogo o médico personalizara tu caso y embarazo. Dependiendo del IMC al inicio del embarazo y del ejercicio físico, el especialista adaptará el aporte energético a la ganancia de peso de la madre.

Proteínas

necesidades nutricionales optimas en el embarazo

Durante el embarazo, las proteínas ayudan a cubrir las necesidades del crecimiento del feto, de la placenta y de los tejidos maternos. Cuando existe un balance energía/proteínas sano (el consumo de proteínas no supera el 25% de la energía total), se consigue mayor peso del niño al nacer y un menor riesgo de muerte fetal y neonatal.

Lípidos

Los expertos en nutrición, obstetras y neonatólogos recomiendan la ingesta diaria de 200 mg/día de DHA. Podemos obtener esta cantidad con el consumo de pescado graso una o dos veces a la semana. La suplementación de AGP de cadena larga durante el embarazo consigue un aumento de la duración del embarazo y de la circunferencia cefálica del feto.

Hidratos de carbono

La ingesta de Hidratos de Carbono debe aportar el 50-55% de la energía total tanto en el embarazo como en la lactancia. El embarazo tiene un cierto efecto diabetógeno por lo que hay que asegurar el mantenimiento de la glucemia materna en valores normales

Minerales

minerales necesarios en el embarazo

El conjunto de minerales para las mujeres embarazadas y las lactantes son los siguientes;

Hierro: Los requerimientos de hierro están incrementados durante el embarazo para aumentar la masa eritrocitaria y para la unidad fetoplacentaria, así como para compensar las pérdidas de sangre durante el parto. Se considera anemia en el embarazo cuando la concentración de Hb es menor de 11,0 g/dl durante el primer y el tercer trimestre, o menor de 10,5 g/dl durante el segundo trimestre. Una concentración de ferritina menor de 12 μg/l indica agotamiento de las reservas de hierro.

Calcio: Durante el tercer trimestre de gestación, el niño deposita unos 250 mg/día de calcio. Aunque los cambios hormonales dan lugar a un aumento en la absorción y captación de este mineral, se recomienda aumentar 600 mg/día la ingesta de calcio en la segunda mitad del embarazo, aumentando la ingesta de lácteos. No existe una recomendación universal o general para la ingesta de un suplemento de calcio.

Yodo: La deficiencia de yodo durante el embarazo causa hipotiroidismo fetal, lo que conlleva alteraciones como cretinismo, aborto, anomalías fetales y sordera profunda. Las hormonas tiroideas son críticas para el desarrollo y la maduración del cerebro.

Cinc: Dietas deficitarias en cinc dan lugar a retraso en el crecimiento intrauterino, parto prematuro y alteraciones en la conducta y la capacidad de aprendizaje del niño.

Vitaminas

vitaminas requeridas en el embarazo

Vitamina B6

La vitamina B6 desempeña funciones vitales en numerosos procesos metabólicos del cuerpo humano, tales como el desarrollo y el funcionamiento del sistema nervioso. Se encuentra en el germen de trigo, la carne, los huevos, el pescado, las verduras, las legumbres, las nueces y los alimentos ricos en granos integrales.

Ácido fólico

Existe una relación directa entre el déficit de acido fólico y las malformaciones congénitas más frecuentes en los países desarrollados y que comprenden un conjunto de defectos estructurales derivados de la falta total o parcial de cierre del tubo neural (anencefalia, encefalocele y espina bífida).

Vitamina B12

Varios estudios recientes demuestran que niveles maternos bajos de vitamina B12 podrían ser un factor de riesgo para las malformaciones congénitas. La vitamina B12 se encuentra solo en alimentos de origen animal como: huevos, aves, carnes, marisco y leche, por lo que se convierte en un factor de riesgo para las mujeres vegetarianas estrictas. La ingesta diaria recomendada de vitamina B12 para embarazadas es de 2,2 μg/día.

Vitamina A

Bajos niveles de esta vitamina durante el embarazo se han asociado a un aumento de la mortalidad materna, el bajo peso neonatal y el parto prematuro, y a un riesgo aumentado de preeclampsia (subidas de tensión).

Vitamina C

Contribuye a prevenir el estrés oxidativo y, por lo tanto, se sabe que su suplementación podría disminuir la probabilidad de preeclampsia, crecimiento intrauterino retardado y rotura prematura de membranas. Las mujeres fumadoras o el consumo de alcohol habitual tienen mayor riesgo de déficit, por lo que se recomienda suplementar la dieta.

Vitamina D

La deficiencia grave durante el embarazo se asocia a problemas en el metabolismo del calcio en madre e hijo: retraso del crecimiento intrauterino, raquitismo e hipocalcemia neonatal, tetania y alteraciones en el esmalte dental.

Vitamina E

Las recomendaciones de ingesta de vitamina E se aconseja aumentarlas a un 25% con respecto a las cantidades de mujeres no gestantes, por su papel estimulante en el crecimiento fetal.

Fibra

Se recomienda tener una dieta rica en fibra durante la gestación para prevenir el exceso de aumento de peso, la reducción del riesgo de preeclamsia (subidas de tensión), la intolerancia a la glucosa (diabetes gestacional), y el estreñimiento, entre otros. El estreñimiento, suele ser frecuente en las embarazadas, por lo que se aconseje aumentar la ingesta de fibra a 35 g/día.

Estas son las principales necesidades nutricionales en el embarazo, que debemos tener en cuenta a la hora de seguir la mejor dieta para las embarazadas. Si os habéis quedado con alguna duda, podéis contactar con nosotros y os atenderemos encantados.

Resumen
Necesidades nutricionales en el embarazo
Título
Necesidades nutricionales en el embarazo
Descripción
La necesidades nutricionales en el embarazo y la lactancia tienen que ser correctos para proporcinar al bebé los nutrientes necesarios para su desarrollo.
Autor
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…