Fibroadenomas: tipos y tratamiento

Clínica PedrosaPatología mamaria, Sin categoría

¿Qué son los fibroadenomas? 

Los fibroadenomas son una lesión no cancerosa, que aparecen en adolescentes y mujeres jóvenes. No obstante, son nódulos mamarios sólidos posibles en las mujeres de cualquier edad.

Las características de los fibroadenomas pueden ser firmes, suaves o duros, y tiene una forma muy definida. Cuando podemos palpar los fibroadenomas notaremos una especie de canica en la mama, que se mueve y generan una sensación escurridiza. El tamaño de los fibroadenomas puede oscilar entre 1 a 3 cm. El tamaño no influye en los síntomas, ya que son indoloros, aunque en ocasiones se vuelven sensibles y molestos, sobre todo antes de la menstruación.

Los fibroadenomas se encuentran entre las lesiones benignas de la mama más frecuentes en las mujeres jóvenes. Una vez detectado y diagnosticado en el centro de ginecología, el principal tratamiento es el seguimiento para detectar cambios en el tamaño del fibroadenoma y las características del tacto, al igual que la realización de una biopsia para evaluar el nódulo o en algunos casos, la intervención quirúrgica para extraerlo.

Síntomas

síntomas fibroadenomas

Los fibroadenomas son lesiones en la mama sólidos y generalmente, muestran las siguientes características:

  • Suelen ser firmes, suaves o duros.
  • Son redondos con bordes suaves muy bien definidos.
  • Escurridizos y móviles.
  • Indoloros

Las personas con fibroadenomas pueden presentar uno o varios nódulos, en una mama o en las dos.

Es muy importante, que ante la duda de presentar un nódulo en la mama nos pongamos en contacto con el médico o especialista de Clínica Pedrosa para poder determinar con seguridad el diagnóstico. Como hemos dicho, los fibroadenomas son muy frecuentes en mujeres jóvenes, sabiendo que en mujeres sanas el tejido mamario se siente grumoso, es recomendable visitar al médico si detectas las siguientes peculiaridades:

  • Si encuentras un nuevo nódulo mamario.
  • Si notas cualquier cambio en las mamas.
  • Si un nódulo mamario diagnosticado y revisado por el médico aumenta de tamaño o parece estar separado del tejido mamario circundante.

Causas de los fibroadenomas

Las causas de los fibroadenomas no son conocidas con exactitud, pero podrían estar relacionadas con las hormonas reproductivas. Los fibroadenomas se desarrollan, con mayor frecuencia, en las mujeres durante los años reproductivos, pueden aumentar de tamaño durante el embarazo o el uso de tratamientos hormonales, y podrían disminuir su tamaño al verse reducidos los niveles hormonales en las mujeres después de la menopausia.

Tipos de fibroadenomas

Existen más de un tipo de fibroadenomas, los más frecuentes suele ser los fibroadenomas simples, pero también existen fibroadenomas con células de características diferentes, como:

  • Fibroadenomas complejos. Este tipo de fibroadenomas pueden crecer muy rápidamente y aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama en el futuro.  El diagnóstico de fibroadenomas complejos se realiza después de examinar el tejido proveniente de una biopsia.
  • Fibroadenomas juveniles. Son los nódulos presentes en las niñas y adolescentes de 10 a 18 años de edad. Este tipo de fibroadenomas pueden aumentar de tamaño, pero la mayoría disminuye el tamaño con el paso del tiempo e incluso llegan a desaparecer por sí solos.
  • Fibroadenomas gigantes. Como su nombre indica, podrían llegar a medir más de 5 cm. Es muy probable que sea necesario extirparlo, ya que pueden presionar o remplazar otros tejidos mamarios.
  • Tumores filoides. Generalmente, son nódulos benignos, pero en algunos casos podrían volverse cancerosos (malignos). El tratamiento para estos fibroadenomas suele ser la extirpación.

Diagnóstico

mamografia fibroadenomas

Cuando asistimos al médico por posibles fibroadenomas, el especialista realizara un examen de las dos mamas para detectar posibles nódulos u otros problemas. En algunos casis, los fibroadenomas son tan pequeños que solo son posibles detectarlos con pruebas de diagnóstico por imágenes.

En el caso que el médico detecte un nódulo que se puede sentir al tacto, es muy probable que te recomienden realizar ciertos análisis o llevar a cabo una serie de procedimientos, dependiendo de la edad y las peculiaridades del nódulo.

Las posibles pruebas recomendadas por el médico para evaluar el nódulo mamario pueden ser las siguientes:

  • Mamografía de diagnóstico. La mamografía se realiza mediante rayos X para generar una imagen de las zonas en las que se crea que pueden esconder algún nódulo en el tejido mamario. En la mamografía, los fibroadenomas pueden aparecer como un nódulo mamario con bordes suaves, redondeados y bien definidos.
  • Ecografía mamaria. Es una prueba que utiliza ondas sonoras para producir imágenes del interior de las mamas. El especialista puede considerar realizar esta prueba, además de una mamografía, para detectar un nódulo mamario con tejido mamario denso.

Los procedimientos para evaluar el nódulo mamario son:

  • Aspiración con aguja fina. A través de una aguja fina, el médico intentará extraer el contenido del bulto mamario. En el caso que saliera líquido, estaría tratándose de quistes mamarios.
  • Biopsia con aguja gruesa. Es un procedimiento que requiere de un radiólogo para realizar una ecografía. En este caso, el médico utiliza una aguja más gruesa para extraer muestras de tejido del bulto que luego será analizado por el laboratorio. 

Tratamiento de los fibroadenomas 

En un principio los fibroadenomas no requieren tratamiento, ya que en la mayoría de los casos son indoloros y no modifican demasiado su tamaño o forma. Sin embargo, muchas mujeres prefieren que el médico se los extirpe mediante una cirugía para estar más tranquilas.

Tratamiento sin cirugía

El tratamiento sin intervención quirúrgica será recomendado cuando el médico haya podido confirmar a través de todas las pruebas que el bulto en la mama es un fibroadenoma, es decir, los resultados del examen clínico de la mama, las pruebas por imágenes y la biopsia, indicaran si es necesario realizar una cirugía o no.

En algunos casos, podría decidirse no realizar la cirugía si:

  • La intervención quirúrgica puede distorsionar la forma y la textura de la mama.
  • Los fibroadenomas algunas veces se reducen o desaparecen por sí solos.
  • La mama contiene múltiples fibroadenomas que aparentan ser estables, no se observan cambios en el tamaño en una ecografía, en comparación con una ecografía anterior.

Si es tu caso, y decides no someterte a una cirugía, es muy importante que mantengas un seguimiento y control de los fibroadenomas en la consulta de tu médico, mediante ecografías de mama, para detectar cualquier posible cambio.

Tratamiento quirúrgico

Si alguna de las pruebas anteriormente citadas ofrece unos resultados dudosos acerca de los fibroadenomas, es muy grande o presenta síntomas, el médico recomendará realizar la cirugía para extirpar el fibroadenoma.

El procedimiento para llevar a cabo la intervención quirúrgica y quitar un fibroadenoma serán los siguientes:

  • Biopsia por escisión. En objetivo de dicha intervención es la de extraer el tejido de la mama para enviar al laboratorio y evaluar si se trata de un cáncer.
  • Crioablación. Mediante el uso de un dispositivo delgado en forma de varilla (criosonda) a través de la piel hasta el fibroadenoma se introducirá un gas para congelar y destruir el tejido.

 

 

 

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…