Qué es el líquido amniótico: funciones y complicaciones

Clínica PedrosaObstetricia y control del embarazo

¿Qué es el líquido amniótico? ¿cuándo se empieza a formar?

cantidad líquido amniótico

El líquido amniótico es un líquido claro y de color amarillento que cubre al bebé dentro del útero durante la gestación y que está contenido en el saco amniótico. El líquido amniótico llena el saco amniótico, conocido comúnmente como “bolsa de aguas” se localizada en el útero de una mujer embarazada (matriz) donde el feto se desarrolla. El saco proporciona protección y una temperatura constante para que el bebé pueda desarrollar su sistema musculoesquelético, respirar y tragar. El bebé flota en el líquido amniótico.

El líquido amniótico cambia en el embarazo semana a semana, se empieza a formar en la cuarta semana de embarazo, cuando el embrión ya se ha establecido en las paredes del útero y comienza a formarse la cavidad amniótica, la cual se irá llenando de líquido. Durante el primer trimestre el líquido amniótico es filtrado del plasma sanguíneo materno, pero a partir de la doceava semana, también el bebé que se encuentra en el interior ayudará con su orina. Es en este momento cuando empieza a aumentar la cantidad de liquido, durante la 18-20 semana de gestación, más del 80% del líquido está producido por el riñón del bebé. Es increíble saber que el feto llena su vejiga cada media hora y la vacía, siendo la manera de renovar el líquido amniótico varias veces al día.

Pero ¿qué es el líquido amniótico en su composición? La composición del líquido amniótico no es la misma durante todo el embarazo, cambia a lo largo de la gestación, es similar al plasma materno y el grado de salinidad que mantiene es parecido al agua marina. En las 34 semanas del embarazo, la cantidad de liquido amniótico que rodea al bebé es de un promedio de 800 ml.

Aproximadamente 600 ml de líquido amniótico rodean al bebé a término (a la semana 40 de la gestación). El bebé hace circular constantemente este líquido al tragarlo e inhalarlo y reemplazarlo a través de la «exhalación» y la micción.

El saco amniótico lo forman unas membranas transparentes que sostienen un embrión en desarrollo (y más tarde un feto) hasta poco antes del nacimiento. El interior de estas membranas fetales, el amnios, encierra la cavidad amniótica, que contiene el líquido amniótico y el feto. La membrana externa, el corion, contiene el amnios y es parte de la placenta. En el lado externo, el saco amniótico está conectado al saco vitelino, el alantoides y, a través del cordón umbilical, a la placenta.

¿Cómo medimos el líquido amniótico?

La cantidad de líquido amniótico se vigila con las ecografías de ultrasonido que se realizan durante el embarazo y se mide calculando el índice de líquido amniótico (ILA). Para conocer la cantidad de líquido amniótico se divide la cavidad uterina en cuatro cuadrantes y se mide los diámetros de las lagunas máximas libres de líquido amniótico en cada cuadrante. El resultado de ILA se obtiene con el sumatorio de estas 4 medidas. El valor normal del índice de liquido amniótico debe estar entre los 8-24 cm para considerar que el volumen de líquido amniótico es el normal.

Funciones del líquido amniótico

El líquido amniótico desempeña numerosas funciones para el feto: 

  • El movimiento libre del feto en el útero, lo cual permite el crecimiento musculoesquelético simétrico.
  • El desarrollo apropiado de los pulmones.
  • Evita la presión en el cordón umbilical.
  • Mantener una temperatura relativamente constante alrededor del bebé, evitando la pérdida de calor.
  • Protege al bebé de lesiones externas al amortiguar golpes o movimientos repentinos.

Complicaciones con el líquido amniótico

qué es el líquido amniótico

En el embarazo pueden surgir una serie de complicaciones, pero una cantidad anormal de líquido amniótico podría ser indicativa de alteraciones fetales o problemas en la madre que pueden poner en riesgo el embarazo, por lo que tu ginecólogo recomendará un control adicional del embarazo.  La extracción de una muestra de líquido amniótico, a través de una amniocentesis, puede proporcionar información con respecto al sexo, estado de salud y desarrollo del feto. La amniocentesis también se puede llevar a cabo por varios motivos:

  • Análisis genético para detectar afecciones como el síndrome de Down.
  • Análisis de madurez pulmonar fetal.
  • Evaluar presencia de infecciones en el bebé.
  • Tratamiento para drenar el exceso de liquido (polihidramnios)
  • Análisis de paternidad.

La prueba de amniocentesis presenta varios riesgos, por lo que es muy importante seguir las recomendaciones en medicina fetal y de tu médico especialista en obstetricia y control del embarazo.

Entre las complicaciones maternas y fetales relacionadas con el liquido amniótico podemos mencionar aquellas que presentan cantidades anormales de liquido amniótico durante el embarazo. Una poca cantidad de líquido amniótico se conoce como oligohidramnios, mientras que una excesiva cantidad de líquido amniótico se denomina polihidramnios. 

  • Oligohidramnios

Es un termino que hace referencia a la presencia de poca cantidad de liquido amniótico durante la gestación. Es una alteración que afecta a menos del 10% de las mujeres embarazadas.  El Oligohidramnios suele ocurrir en los últimos meses de embarazo, sobre todo si el embarazo se alarga, aunque también puede pasar en cualquiera otra etapa del embarazo. La mayoría de los embarazos con oligohidramnios consiguen llegar a termino con normalidad. 

  • Polihidramnios

Es un termino médico utilizado para hacer referencia a la presencia excesiva o aumento de líquido amniótico. Es una alteración que ocurre en alrededor del 1 o 2 por ciento de los embarazos. Los problemas pueden surgir cuando el feto no puede tragar la cantidad normal o suficiente de líquido amniótico o debido a diversos problemas gastrointestinales, cerebrales o del sistema nervioso (neurológicos) o de otro tipo de causas relacionadas con el aumento en la producción de líquido como cierto trastorno pulmonar del feto. La mayoría de los casos de polihidramnios suelen ser leves y desaparecer solos, pero el polihidramnios grave puede necesitar una atención mucho más minuciosa.

Esperamos que con este artículo sobre qué es el líquido amniótico hayas podido saber algo más sobre él.  Si necesitas realizar cualquier consulta, nos dudes en contactar con el centro de ginecología en Granada, Clínica Pedrosa.

No olvides valorar el artículo. Tu opinión es lo más importante para nosotros.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…