HORARIO DE APERTURA EN CLÍNICA: LUNES-JUEVES: 8:00 - 21:00 Y VIERNES: 9:00-15:00
HORARIO DE ATENCIÓN TELEFÓNICA: LUNES-JUEVES: 9:00 - 14:00 Y 16:00-20:00. VIERNES: 9:00-14:00

Principales alteraciones de la regla

alteraciones de la regla

Índice

Las mujeres en edad reproductiva pueden experimentar alteraciones de la regla. Las mismas, pueden tener diversas causas, no sólo hormonales. Desde clínica Pedrosa os damos información sobre cuándo realizar la consulta con el especialista.

Ciclo menstrual

El ciclo menstrual normal es el resultado de la interacción entre hipotálamo, hipófisis, ovarios y útero: representa una relación compleja entre la secreción hormonal y los eventos fisiológicos que preparan el cuerpo para una futura gestación. Distinguimos entre el ciclo ovárico y el ciclo endometrial. El ciclo ovárico está dividido en dos fases: la folicular y la luteínica. El ciclo endometrial en tres fases: proliferativa, secretora y de descamación o menstruación.

La fase folicular sucede entre el día 1 del ciclo hasta el día 14, aunque este período puede variar, que es el causante de las irregulares menstruales. Durante esta fase, el endometrio, bajo las influencias tróficas del estrógeno, inicia su fase proliferativa con un aumento del espesor de sus vasos, estroma y estructuras glandulares.

La ovulación se produce 34-36 horas tras el pico de secreción de LH, hacia el día 14, seguida de la atresia del resto de folículos y la expulsión del ovocito del folículo dominante. Durante los 3 días posteriores, se inicia la formación del cuerpo lúteo, responsable de la síntesis de estrógenos y progesterona.

La fase luteínica abarca el tiempo transcurrido entre la ovulación y el principio de la menstruación, período bastante constante. El endometrio inicia su fase secretora en la que se espesa, sufre una proliferación vascular de las arterias espirales, crece su estructura glandular y madura su estroma. El cuerpo lúteo se atrofia a los 10-14 días si no hay gestación. Ello disminuirá de nuevo los niveles de hormonas ováricas y estimulará la secreción hipotalámica e hipofisaria.

La menstruación es la fase de descamación mensual fisiológica periódica de la mucosa del endometrio, que se necrosa, exfolia y desprende, debido a la deprivación hormonal, siendo expulsados sus restos por la vagina, junto a sangre, moco y células vaginales. El conocimiento de estos cambios cíclicos es de gran importancia, ya que constituyen la base de un método indirecto para valorar la función endocrina del ovario.

Principales alteraciones de la regla

Las alteraciones del ciclo menstrual constituyen un motivo muy frecuente de consulta ginecológica. La menstruación es el sangrado mensual que experimentan las mujeres en edad reproductiva. La primera suele aparecer entre los 8 y 15 años. Se deja de menstruar con la menopausia, el final del período reproductivo de la mujer, que sucede aproximadamente entre los 45 y los 55 años.

Se considera que el ciclo menstrual comienza el primer día de la menstruación y se extiende hasta la aparición de la misma el mes siguiente. En el mismo, intervienen las llamadas hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona. Cada mes, un óvulo maduro deja el ovario dispuesto a ser fecundado por un espermatozoide. Si no es así, este óvulo y el endometrio (capa que recubre el útero preparando un embarazo) serán expulsados en lo que se conoce como menstruación. Este ciclo tiene una duración promedio de 28 días y una variación normal que va de 21 a 35 días. En cambio, la duración del sangrado puede oscilar entre 2-7 días.

Variaciones del ciclo menstrual 

Muchas mujeres sufren o han sufrido alguna forma de alteración en el ciclo menstrual. Estos desórdenes se pueden manifestar con un flujo de sangre abundante o escaso, retraso o adelanto del período y pequeñas pérdidas intermenstruales. A su vez, las variaciones del ciclo menstrual pueden agruparse en dos grandes grupos:

  • Las que afectan a los intervalos entre menstruaciones. Son las alteraciones de frecuencia o de ritmo. Incluyen la ausencia de sangrado menstrual (por más de seis meses), alargamiento del ciclo menstrual (más allá de los 45 días en promedio) y acortamiento (menor a 21 días).
  • Las variaciones en la intensidad del sangrado. Implican los sangrados abundantes con coágulos en el flujo menstrual. Los mismos, pueden ser: sangrados escasos (dos días de poco flujo o manchas), menstruación que dura más días de lo considerado normal (más de una semana) o sangrado entre menstruaciones cuya duración puede ser variable (uno o varios días).

¿Qué hacer?

Con esto en mente, conviene consultar a la ginecóloga, quien determinará el origen de la alteración y si es necesario corregirla. Si bien es cierto que, en los extremos de la vida reproductiva (cuando recién empezamos a menstruar y menopausia) algunas de estas variaciones pueden considerarse normales. Es el médico a quién le toca establecer si esta alteración requiere manejo expectante o corrección, a través del interrogatorio y examen físico.  Empezará con el proceso de diagnóstico y utilizará los estudios complementarios apropiados para confirmarlo. De acuerdo al diagnóstico se planteará el tratamiento apropiado. El profesional tendrá en cuenta varios factores y entre ellos si existe o no deseo de embarazo.

En muchos de estos casos, los factores hormonales juegan un rol en las alteraciones de la menstruación. Pero, se puede influir positivamente en el ciclo menstrual con una serie de medidas higiénico-dietéticas. Tales como: evitar el estrés (a través de técnicas de relajación), llevar una vida saludable con una dieta equilibrada, eludir el consumo de tabaco, dormir lo suficiente y realizar ejercicio con regularidad.

Relacionado