¿Cómo saber si tengo agalactia?

Clínica PedrosaGinecología y Salud de la Mujer, Obstetricia y control del embarazo

agalactia

¿Qué es la agalactia?

La hipogalactia es la falta o disminución de la secreción de leche materna. La hipogalactia también se le conoce como agalactia o agalaxia. El origen del nombre viene del griego gala, galaktos que significa ‘leche’. Esta patología es sufrida por todos aquellos seres humanos con órganos reproductores femeninos.

Cuando una mujer, u otro tipo de animal del reino, es fecundada, ya sea de manera natural o asistida, su cuerpo comienza a segregar ciertas hormonas que ayudan a poder dar vida. Una de las funciones que realizan es la secreción de leche materna.

Esa secreción de leche las produce las hormonas prolactinas. A su vez, existen otras hormonas denominadas como oxitocina que es la encargada de desencadenar la eyección o salida de la leche materna. Esta leche comienza a producirse sobre el segundo trimestre del embarazo, pero no terminará de subir hasta dos o tres días después del parto.

Causas de agalactia

Las causas por las que una mujer puede sufrir de hipogalactia, o agalactia o agalaxia, son diversas. En la mayoría de los casos, la principal causa de sufrir agalactia puede ser por una disfunción hormonal.

Además de la posible disfunción hormonal, otra de las causas que pueden hacer aparecer la hipogalactia son estar bajo situaciones de gran estrés. El estrés genera distintas hormonas como el cortisol, además de poder alterar los niveles de estrógenos y prolactina; ¿te suena este último nombre?.

Exacto, la prolactina era la encargada de producir la leche materna. Los niveles altos de estrés en mujeres hacen que los niveles de prolactina se alteren y se generen estas hormonas en menos cantidad. Cuando hablábamos anteriormente de que una mujer puede sufrir de hipogalactia por estrés, no es ningún tema baladí. Y es que el estrés suele producirse por razones que no buscamos de forma directa. Esto puede hacer que no sigamos un pequeño protocolo de producción de leche materna existosa.

La producción de la leche a través de la prolactina se realiza a través de la motivación de la hormona, y a ese proceso se le denomina como lactogénesis. Esto se consigue de varias maneras. Una de ellas es en la ingesta del bebé de la leche materna, al succionar la mama, la hormona se activa y hace que pueda producir más leche cuando ésta se agote.

En algunas ocasiones, los bebés no succionan lo suficiente por múltiples razones. Por ello, optar por un sacaleches suele ser una buena opción para motivar a la hormona a través de la succión.

Deberemos tener en cuenta también que no podemos establecer unos horarios rígidos para las horas de las ingestas del bebé. Esto se ha de realizar a demanda del neonato, para que todo el proceso suceda de una forma mucho más orgánica.

Existen condiciones que pueden provocar una producción menor de leche materna

La condición especial que puede hacer que el ritmo de producción de leche materna se vea alterado, puede serprovocada por hipoplasia mamaria. Esta condición se da al tener los pechos pequeños por haberse formado con poca cantidad de tejido graso, además de cumplir con ciertas características fisionómicas.

Por ello es importante que si eres una mujer diagnosticada con hipoplasia mamaria, es recomendable que se cuente con ayuda especializada. Por ello en Clínica Pedrosa contamos con los mejores profesionales y la última tecnología para ayudarte con tu proceso de lactancia.

Es importante tener en cuenta que la hipoplasia mamaria no es lo mismo que tener el pecho pequeño. Tener los pechos pequeños no implica tener hipoplasia mamaria, por ello es importante tener en cuenta que tener los pechos pequeños no intercede en el proceso de lactancia y se puede dar el pecho perfectamente.

Por otro lado, haber sufrido de la tiroides también puede afectar a la producción de leche materna, sobre todo por el hipotiroidismo. Esto hace visible la importancia de realizar los controles periódicos y oportunos durante tu embarazo, para así poder prevenir ciertas cuestiones que puedan afectar a la lactogénesis.

Tratamiento para favorecer la lactogénesis

Existen ciertos medicamentos que pueden afectar de manera negativa a la producción de leche materna. Esos medicamentos pueden ser los anticonceptivos orales que dentro de su composición contengan estrógenos.

La ingesta de este tipo de anticonceptivos está contraindicada durante, al menos, seis meses tras el parto. También existen otros anticonceptivos orales que afectan en mucha menor medida el proceso de lactogénesis (producción de leche).

El mejor tratamiento para poder tratar la hipogalactia o agalactia es mejorar la motivación de las hormonas. Como ya hemos mencionado anteriormente, se debe mejorar la extracción de la leche a través de una frecuencia de extracción correcta.

Se recomienda que se realicen de 7 a 10 extracciones de leche diarias. En muchas ocasiones, esta extracción se puede realizar a través de las tomas del propio bebé pero también de manera mecanizada para así mejorar la producción de la leche materna.

Las sesiones de extracción de leche materna no han de ser muy largas. De esta manera no se convierte en una experiencia traumática para el tejido. Si se realizan pocas sesiones muy largas, puede ser peor el remedio que la enfermedad. Por ello es mejor que se realicen varias sesiones cortas.

La agalactia suele ser transitoria

Puede ser que hayas llegado hasta esta parte del artículo un poco intranquila. Es completamente normal, pero era necesario que conocieses el proceso de la manera más completa pero sin tanto tecnicismo de estudios de divulgación científica.

Quédate tranquila. La agalactia suele ser leve y transitoria. Por ello es importante que tengas un embarazo, un parto y postparto tranquilo. Que te alejes de todas aquellas cuestiones que pueden generarte un nivel alto de estrés y que la motivación a la hora de dar el pecho sea la más satisfactoria posible.

Y es que la hipogalactia tiene reversibilidad. En casi todas las ocasiones no hace falta tener que realizar ningún tratamiento farmacológico. Basta con seguir unas pautas y acompañarlo de la ingesta de leche materna artificial para que así tu bebé crezca con la mejor calidad de vida posible.

Hay que tener en cuenta que la agalactia no es una enfermedad. Es un síndrome multifactorial al que hay que intentar ponerle solución. Sí que existen ciertos medicamentos denominados como galactogogos que pueden aumentar la lactogénesis.

Estos galactogogos siguen estudiándose para comprobar la viabilidad de la ingesta por parte de mujeres que necesitan producir leche materna. De momento, el que puede utilizarse es el principio activo de domperidona, utilizado para bloquear a los receptores de la dopamina. Este principio activo en dosis muy altas presenta un incremento de la prolactina como efecto secundario.

De igual modo, este galactogogo debe administrarse bajo la supervisión de un profesional de la salud ginecológica y con varios controles. A su vez, también se suele administrar a ciertas pacientes unos galactogogos herbales. Esto se trata de la famosa homeopatía, y se suele utilizar para hacer un efecto placebo sobre la mujer, para que así pueda estar más tranquila al creerse que esa medicina hará algo, por lo que sus niveles de estrés y tensión bajarán, se motivará más para poder seguir el proceso de lactancia de manera correcta y así poder mejorar la calidad de su vida y la de su bebé.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...