HORARIO DE APERTURA EN CLÍNICA: LUNES-JUEVES: 8:00 - 21:00 Y VIERNES: 9:00-15:00
HORARIO DE ATENCIÓN TELEFÓNICA: LUNES-JUEVES: 9:00 - 14:00 Y 16:00-20:00. VIERNES: 9:00-14:00

Reconstrucción mamaria: la reparación emocional tras el cáncer de mama.

reconstruccion mamaria

Índice

Es posible que tu médico te haya hablado de la reconstrucción mamaria, bien porque te has sometido a una mastectomía o estás a punto de hacerlo, ya sea porque se te ha diagnosticado cáncer de mama o existe un riesgo alto de sufrir esta enfermedad en el futuro.

Aunque quieras mantenerte fuerte para enfrentarte a la mastectomía, la extirpación de este órgano de tu cuerpo puede conllevar un gran desequilibrio emocional, creando preocupación, tristeza, inseguridad, etc., emociones que son totalmente normales ante esta difícil situación. Los senos constituyen una parte muy importante del cuerpo de la mujer: influyen en su sexualidad, tienen un papel fundamental durante la maternidad, y se considera un rasgo distintivo de la feminidad. Perder una mama puede convertirse en una situación complicada de afrontar, pero afortunadamente la reconstrucción mamaria tiene un papel muy importante en garantizar, en la medida de lo posible, la vuelta a la normalidad en la vida de la mujer.

Veamos a continuación en qué consiste exactamente la reconstrucción mamaria, las diferentes técnicas que se emplean, los criterios de elección entre una u otra, así como quiénes la realizan y su cobertura.

¿En qué consiste la reconstrucción mamaria?

La reconstrucción mamaria consiste en una intervención quirúrgica con el objetivo de restituir el seno perdido tras una mastectomía. La cirugía de mamas en este caso se convierte en un paso esencial de vuelta a la normalidad en la mujer tras padecer cáncer de mama. No sólo se trata de reconstruir el órgano extirpado, sino que hablamos de reconstruir el equilibrio psicológico de la mujer, recobrando la feminidad y atenuando el impacto emocional que ha supuesto la lucha contra el cáncer.

La finalidad de la reconstrucción mamaria es recrear una mama con un aspecto natural (incluyendo la areola y el pezón), rellenar el hueco o deformidad que pueda existir en el tórax tras la extirpación del seno, posibilitar a la mujer vestirse como lo hacía antes de la mastectomía sin necesidad de llevar prótesis externas de relleno, y mejorar la calidad de vida de la paciente al recomponer su imagen personal.

[pullquote]La finalidad de la reconstrucción mamaria no consiste sólo en recrear el seno extirpado, sino que trata de aliviar el impacto emocional en la mujer que lucha contra el cáncer de mama[/pullquote]

Tipos de reconstrucción

Criterios de elección

Existen diferentes técnicas de reconstrucción mamaria y serán las características de la enfermedad en cada caso concreto y de la propia paciente las que determinarán la elección de la intervención adecuada. Así el cirujano y la paciente podrán decidir en función de las limitaciones, ventajas y riesgos de cada procedimiento cuál es la que mejor se ajusta al caso concreto.

Técnicas de reconstrucción mamaria

Principalmente existen dos técnicas de reconstrucción: la reconstrucción con implante y la reconstrucción autógena o reconstrucción con colgajo. Veamos cada una de ellas:

Reconstrucción mamaria autógena o con colgajo

Consiste en emplear tejidos de la propia paciente en lugar de implantes o prótesis para llevar a cabo la reconstrucción de los senos. Los tejidos pueden proceder tanto de la parte baja del abdomen, como de la espalda o los glúteos.

Aunque este tipo de intervención resulta más compleja, lo cierto es que ofrece unos resultados estéticos superiores a la reconstrucción mamaria realizada mediante implantes, además de que su durabilidad es mayor.  Al utilizar tejido de la propia paciente, se evitan las complicaciones de los implantes, los cuales no duran toda la vida, por lo que hay que cambiarlos pasado cierto período de tiempo. De esta forma, la reconstrucción mamaria autógena evita que  la paciente deba someterse a varias intervenciones a lo largo de su vida.

También la mama reconstruida con tejido propio de la paciente cambia de volumen al igual que la propia mujer ya que se trata de un tejido vivo. Es decir, si la paciente engorda o adelgaza, el seno reconstruido lo hace por igual, dando un aspecto de mayor naturalidad. Además tolera la radioterapia (los implantes no).  El tejido implantado se trata de un tejido sano no radiado, por lo que tiene capacidad de regeneración, de forma que la zona mamaria se sanea y mejora.

[pullquote]Los criterios en la elección del tipo de reconstrucción dependerán de las características de la paciente y de la enfermedad, por tanto, no sólo es decisión del cirujano, sino también de la mujer que va a someterse a la intervención[/pullquote]

Reconstrucción mamaria con implantes

La técnica es menos compleja y más rápida que la autóloga, por ello se realiza con más frecuencia. El resultado estético es más pobre que en la técnica anterior, requiriendo en muchos casos realizar cirugía en la mama contralateral para que exista una mejor simetría entre ambos senos.

Reconstrucción mediante expansores

La reconstrucción mamaria implica en este caso la introducción de un implante vacío en el lugar donde estaba ubicada la mama cuando no hay suficiente piel en la zona. Este implante se va rellenando de manera periódica en la consulta a través de una inyección de suero salino a través de la piel. Lo que se pretende conseguir es que la piel se expanda para poder colocar posteriormente una prótesis mamaria.

Reconstrucción mediante prótesis

En este supuesto la paciente tiene suficiente piel sobre la mama a reconstruir, por lo que directamente se puede colocar una prótesis por debajo del músculo pectoral.

El implante está lleno de agua con sal (solución salina), gel de silicona o una combinación de ambos. El hecho de colocar elementos que no son naturales implica, como hemos explicado con anterioridad, la necesidad de cambiar los implantes cada cierto tiempo.

Hay que tener en cuenta que la silicona médica que se utiliza en las prótesis no está relacionado con la aparición de cáncer de mama u otros tumores ni con enfermedades autoinmunes ni reumatológicas.

Reconstrucción de la areola y el pezón

Con carácter general se reconstruyen de forma posterior a la reconstrucción amamria. La areola se puede reconstruir mediante un tatuaje o a través de un injerto de piel procedente de la ingle (este tipo de piel se oscurece con más facilidad que otras zonas). Para la reconstrucción del pezón se emplea la piel de la propia mama reconstruida.

¿En qué momento se puede realizar la reconstrucción?

La reconstrucción de las mamas se puede realizar en el mismo momento en que se realiza la mastectomía, por lo que estaríamos ante una reconstrucción mamaria inmediata. Ello ayudaría a que el impacto emocional tras el diagnóstico del cáncer de mama y la posterior amputación de la mama fuera menor.

Por otra parte, existen pacientes que no son aptas para la reconstrucción inmediata por motivos médicos o porque ellas lo han decidido así. La intervención podría realizarse una vez que han acabado los tratamiento de quimioterapia y radioterapia. Este es el caso de la reconstrucción mamaria diferida.

[bctt tweet=»El apoyo emocional tras someterse a una #mastectomia es fundamental para lograr que la mujer mantenga un buen equilibrio emocional, que mejorará tras someterse a una #reconstrucciónmamaria» username=»»]

¿Quién realiza la reconstrucción?

La reconstrucción mamaria se realiza por los cirujanos plásticos, que son los profesionales que tienen los recursos técnicos y estéticos para llevar a cabo este tipo de intervención. La mayoría de los hospitales públicos y algunos centros privados tienen entre su personal cirujanos plásticos para llevar a cabo tanto la reconstrucción autóloga como la realizada a través de implantes.

La cirugía de mamas para la reconstrucción está incluida entre el catálogo de las prestaciones de la Sanidad Pública en todas las Comunidades Autónomas, de forma que si el hospital de referencia no dispone de cirujano plástico en el equipo que va a tratar el cáncer de mama, se tiene derecho a ser derivada a otro hospital que incluya esta posibilidad en el caso de que se pueda y quiera realizar una reconstrucción mamaria inmediata.

A pesar de que éstos son los que realizan la reconstrucción, su papel debe coordinarse con los cirujanos generales que realizan la mastectomía y los oncólogos.

Relacionado