Cómo prevenir el cáncer de endometrio

Clínica PedrosaOncología ginecológica

Cómo prevenir el cáncer de endometrio

El cáncer de endometrio es el cáncer más frecuente del aparato genital femenino, en países desarrollados como el nuestro, solo superado por el cáncer de mama.

Generalmente, los síntomas aparecen en la etapa temprana de la enfermedad y por eso resulta relativamente fácil de diagnosticar y un buen tratamiento le confiere un pronóstico, por lo general, muy bueno.

Conocer los signos y síntomas precoces de esta enfermedad y acudir a su Ginecólogo en el momento adecuado pueden facilitar una tasa de curación por encima del 95% de los casos.

Síntomas de cáncer de endometrio

Sangrado vaginal anómalo sobretodo en menopausia

Los síntomas más característicos del cáncer de endometrio son los sangrados vaginales anómalos, especialmente en la menopausia, cuando reaparece un sangrado después de más de un año de no tener la menstruación. La media de edad de aparición de este tumor se sitúa entre los 60 y 70 años. A pesar de todo, hasta un tercio de estos cánceres pueden presentarse antes de perder la menstruación en forma de hemorragias importantes e irregulares, durante el período que llamamos perimenopausia (40-50 años).

Causas. Mutaciones del ADN con factores de riesgo asociados

cáncer de endometrio

El cáncer endometrio es un tipo de cáncer que se inicia en las células que conforman el revestimiento interior del útero, el epitelio llamado endometrio. En algunos casos se confunde con el cáncer de útero en general, sin tener en cuenta que existen otros tipos distintos de cáncer que se pueden formar en el útero, como los sarcomas, más agresivos, aunque mucho más infrecuentes.

Actualmente se desconoce la causa exacta del cáncer de endometrio, pero la ciencia ya ha demostrado la existencia de algunas alteraciones moleculares (mutaciones del ADN) que podrían iniciar el desarrollo de esta enfermedad, siempre asociadas a otros factores ambientales y de riesgo personal que promueven su desarrollo.

Las mutaciones en el ADN transforman las células sanas en células anormales. Las células sanas crecen y se multiplican a una velocidad preestablecida y cuando envejecen están predeterminadas para finalmente morir, es el llamado proceso natural de apoptosis. Sin embargo, las células cancerígenas crecen y se multiplican sin control, y no mueren aunque acumulen tantos errores en su ADN que su función sea nula o incluso perjudicial para el resto del organismo. Por eso las células cancerígenas se multiplican desmesuradamente y se acumulan formando una masa, conocida como tumor. Además estas células tienen la  potencial capacidad de dañar (infiltrar) a los órganos vecinos e incluso separarse de su tumor de origen para expandirse a otras partes del cuerpo en forma de las llamadas metástasis.

Factores de riesgo de cáncer de endometrio

Obesidad, diabetes, hipertensión y predisposición genética

Existen una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de endometrio o bien promover su desarrollo:

  • Desequilibrio de las hormonas femeninas, con exceso de estrógenos. Esto puede suceder por la administración de hormonas femeninas (estrógenos) en terapias hormonales substitutivas (THS)para la menopausia. Es por ello que debe consultar a su Ginecólogo antes de iniciar ningún tratamiento hormonal (medicamentoso o natural) y asegurarse de que los estrógenos están correctamente balanceados con gestágenos (Progesterona) y por ello exentos de este potencial riesgo añadido.
  • Obesidad, hipertensión y diabetes van frecuentemente asociadas entre sí y son particularmente frecuentes tras el inicio de la menopausia, en países desarrollados como el nuestro. El acúmulo de grasa en exceso, facilita la conversión periférica de los estrógenos y con ello el desarrollo del cáncer de endometrio.
  • En algunas ocasiones (15-20%) el cáncer se desarrolla sobre pacientes con predisposición genética específica para el desarrollo de este tumor y otros como el cáncer de colon. Es el denominado Síndrome de Lynch. Se puede determinar entonces un contexto familiar con presencia de estos cánceres en otras mujeres de la familia o el desarrollo de alguno de ellos en pacientes de edades más tempranas.

Prevención. Cuidado con las hormonas y evitar la obesidad

No podemos garantizar ningún método completamente eficaz para el desarrollo de cáncer de endometrio, pero si incidir sobre sus factores predisponentes consiguiendo minimizar su incidencia, a la vez que conocer sus síntomas para obtener un diagnóstico temprano y tratamiento más efectivo.

  • Consulte a su Ginecólogo antes de proceder a ningún tipo de la terapia hormonal sustitutiva (THS), para tratar los síntomas de la menopausia. No se auto medique con productos hormonales, ni tan solo con productos de supuesto origen natural.
  • Cuídese y evite la obesidad. Haga ejercicio de manera regular y manténgase en un peso saludable.
  • Si sus reglas son muy abundantes o irregulares a partir de los 38-40 años, consulte a su Ginecólogo. Lo más probable es que sea un desequilibrio hormonal propio de la edad (etapa de perimenopausia) pero hay que asegurarse que no hay subyacente ningún proceso tumoral.
  • Ante cualquier sangrado en etapa menopáusica (más allá de un año de la última menstruación) consulte de inmediato a su Ginecólogo. Con una simple ecografía transvaginal y una biopsia de endometrio puede descartar o confirmar la presencia de un tumor endometrial. Cuanto más temprano sea el diagnóstico, la actuación terapéutica será más efectiva.
  • En caso de historia familiar de cáncer de endometrio o de colón, consulte a su Ginecólogo para evaluar su riesgo específico de una predisposición genética del tipo Síndrome de Lynch. En estos casos, un control activo y bien establecido puede facilitar el diagnóstico precoz, tanto del cáncer de endometrio como del cáncer de colon, de presentación más temprana y mucho más agresivo.

Tratamiento de cáncer de endometrio. Una buena cirugía

El tratamiento principal y más relevante sobre el cáncer de endometrio es la cirugía. Esta consiste en extirpar el útero (histerectomía) juntamente con los ovarios y sus trompas de Falopio (anexectomía bilateral). En algunos casos puede estar indicada la práctica de un estudio de los ganglios linfáticos, lo que se llama linfadenectomía, con el objeto de averiguar si la enfermedad se ha extendido más allá del útero y con ello asegurar el mejor tratamiento complementario en cada caso. Actualmente, las mejores escuelas quirúrgicas realizan estas operaciones mediante técnicas de mínima invasión, es decir mediante laparoscopia e incluso cirugía robótica (tipo Da Vinci®). Estas técnicas tienen los mismos resultados oncológicos y al evitar la apertura del abdomen (laparotomía) condicionan una mucho mejor recuperación, con un ingreso hospitalario de solo 24-48 horas y una recuperación completa en no más de 7-10 días.

En algunos casos, las escuelas más avanzadas estudian solo primer ganglio con posibilidad de afectación tumoral, el llamado ganglio centinela, lo que permite un diagnóstico aún más preciso y menos invasivo, si cabe.

La pieza extirpada (útero, ovarios y/o ganglios) debe remitirse para un examen microscópico exhaustivo (anatomía patológica, histología) que es quien determinará el estadio final del tumor y con ello su pronóstico.

En algunos casos puede requerirse de Radioterapia complementaria sobre la pelvis. En otros más agresivos, sobretodo en un subtipo tumoral llamado Seroso, se conoce una capacidad de invasión y diseminación a distancia muy altas, lo que les confiere un peor pronóstico y la necesidad de asociar a la cirugía inicial, un tratamiento complementario posterior de Radioterapia y Quimioterapia endovenosa.

En general, más del 80% de los cánceres de endometrio se diagnostican en un estadio incipiente y su pronóstico es excelente con una sobrevida de más del 95% a 5 años del diagnóstico inicial.

Recomendación final. El mejor especialista es la mejor garantía

Aún con todo, nuestra recomendación es que ante los signos de sospecha o incluso con un diagnóstico instaurado de cáncer de endometrio, acudan a un especialista especializado Oncología Ginecológica para asegurar la cirugía y tratamiento más idóneos, como podemos ofrecerles en Clínica Pedrosa de Granada.

Resumen
Cómo prevenir el cáncer de endometrio
Título
Cómo prevenir el cáncer de endometrio
Descripción
El cáncer de endometrio es un tipo de cáncer que se localiza en el útero. Se inicia en las capas de células que conforman el revestimiento del útero.
Autor
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…