La mejor técnica con pipeta de sujeción ovocitaria sin aspiración: PIWA

Clínica PedrosaSin categoría

Nueva pipeta de sujeción ovocitaria patentada

Clínica Pedrosa a la cabeza de la fertilidad mundial. Nuestro afán por mejorar e innovar, con años de trabajo en equipo y pasión por nuestras pacientes, están dando sus frutos. En Clínica Pedrosa estamos liderando mejoras técnicas y tecnológicas hasta haber conseguido diseñar, ensayar y patentar un nuevo sistema de microinyección de óvulos, que facilita la entrada del espermatozoide y minimiza los posibles daños celulares durante las técnicas de reproducción asistida y fertilidad. 

Pipeta de sujeción ovocitaria PIWA sin aspiración

Son numerosos los estudios e investigaciones para mejorar las técnicas y los resultados en reproducción asistida, pero muy pocos los que consiguen obtener el éxito y superar los filtros, alcanzando la categoría de patente internacional. Uno de estos excelentes profesionales que ha logrado superar esa criba, es el Doctor Francisco Vergara, embriólogo de Clínica Pedrosa.

La reproducción asistida y fertilidad son para Clínica Pedrosa una de las razones principales de nuestro compromiso con las pacientes. Estudiamos cada caso, evaluando las posibles causas de esterilidad de manera integral y ofreciendo de forma personalizada las técnicas de reproducción asistida más adecuadas e innovadoras. Las técnicas de reproducción asistida son muy amplias y abarcan desde la inseminación artificial hasta la fecundación in vitro más compleja, con microinyección espermática (ICSI) o estudio específico de algunas enfermedades hereditarias en los mismos embriones (Diagnóstico Genético Preimplantacional, DGP). Por todo ello, encontrarás los mejores tratamientos de fertilidad en Granada de Clínica Pedrosa.

Después de más de 20 años estudiando nuevos procedimientos para mejorar las técnicas de reproducción asistida, nuestro embriólogo ha dado con una increíble fórmula para inyectar los espermatozoides en el ovocito prácticamente sin causar daño celular, lo que, sin duda alguna, va a mejorar la calidad de los embriones logrados y aumentará la tasa de embarazos, finalmente obtenidos mediante técnicas de Reproducción Asistida.

La doctora Concepción Pedrosa, directora y fundadora de Clínica Pedrosa, cuenta que Francisco estaba convencido, desde hacía muchos años, que tenía que existir un procedimiento para dañar menos el interior del ovocito (citoplasma), que es la parte de la célula que rodea el núcleo y que está limitada por la membrana exterior, que ineludiblemente hay que atravesar para microinyectar el espermatozoide. Y tal es así que Francisco no ha parado hasta dar con la solución.

Sin ninguna duda, se trata de un invento revolucionario que mejora las técnicas de reproducción asistida y por tanto, el éxito de los resultados, en esencia, los embarazos en nuestras pacientes.

¿En qué consiste la técnica ICSI?

ICSI

La microinyección Intracitoplasmática de Espermatozoides(ICSI,por sus siglas en inglés) es una técnica que se utiliza frecuentemente en los tratamientos de fecundación in vitro. Consiste en introducir un solo espermatozoide en el interior del ovocito mediante la microinyeccion a través de la membrana. La ICSI suele indicarse en casos con cierta infertilidad masculina, puesto que hace posible la fecundación del ovulo con un solo espermatozoide, seleccionado y tratado adecuadamente para obtener un alta tasa de fecundación. En la ICSI se selecciona un solo espermatozoide, peculiaridad que marca la diferencia con respecto a la FIV convencional, en la cual se requieren entre 50.000 y 100.000 espermatozoides. Para llevar a cabo este procedimiento es necesario usar un equipo altamente tecnificado y costoso que consiste en un microscopio de alta resolución acoplado aun sistema de micromanipuladores donde las manos del embriólogo se transforman en herramientas microscópicas de trabajo, en una escala idónea al tamaño celular, al tamaño del ovocito y del espermatozoide que es aún mucho más pequeño.

Esas micro herramientas consisten en una pipeta de sujeción ovocitaria con la que fijamos el ovocito y otra pipeta de microinyección con la que atravesamos la membrana del óvulo para introducir al espermatozoide seleccionado en su interior.

El embriólogo debe pinchar la membrana que rodea al ovocito que debido a su alta elasticidad se deforma. Por ello la única manera de asegurar que se ha atravesado correctamente, es aspirando el contenido interno (citoplasma) para posteriormente devolver el material citoplasmático aspirado junto al espermatozoide que queremos introducir. En estas circunstancias, el éxito de la técnica depende no solo de la calidad de los gametos, sino de la metodología de punción-succión utilizada. Y, hasta ahora, la técnica en sí misma no tenía la capacidad de ser llevada a cabo sin succionar parcialmente el citoplasma, lo que, sin duda, debe influir en el resultado final. 

Revolucionaria técnica: pipeta de sujeción ovocitaria PIWA

pipeta de sujeción ovocitaria PIWA

La pipeta de sujeción ovocitaria PIWA(Pipette Injection Without Aspiration, en inglés) es un modelo de pipeta de sujeción para la técnica de ICSI con la que no es necesario aspirar citoplasma para atravesar la membrana que rodea al ovocito en el momento de la introducción del espermatozoide.

La técnica ICSI permanece invariable en todo el proceso. La única diferencia y gran ventaja sobre las técnicas convencionales, es que no se desorganiza el material intracitoplasmático puesto que no es necesario aspirar y devolver dicho fluido durante el proceso de inyección. Es una técnica sin aspiración.

La pipeta de sujeción ovocitaria PIWA es el resultado de más de 20 años de experiencia en la búsqueda de una pipeta de sujeción que permitiera la introducción del espermatozoide en el ovocito de la forma menos lesiva posible, lo que se ha materializado en una patente internacional que obtiene la máxima categoría en innovación por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO por sus siglas en inglés).

El funcionamiento del sistema PIWA consiste en abrazar al ovocito con delicadeza y en su forma esférica con el fin de ir aumentando ligeramente su turgencia para facilitar la penetración de la pipeta de inyección, que transporta el espermatozoide, sin necesidad de aspirar citoplasma. La nueva pipeta de sujeción ovocitaria PIWA consigue este efecto gracias a su forma redondeada, que se adapta perfectamente a la forma esférica del ovocito, en lugar de fijarlo sobre una superficie plana con tendencia al aplastamiento en el momento de la inyección, que es lo que sucedía anteriormente a la llegada de nuestra patente.

Para hacernos una idea de la relevancia tecnológica de esta patente, podemos tener en cuenta que en 2016, por ejemplo, llegaron 2.922 invenciones con origen «España» al registro internacional WIPO. De ellas, solo 1507 alcanzaron ser evaluadas mediante el Tratado de Colaboración en Materia de Patentes (primer paso de internacionalización). Y de esas últimas, sólo 78 (un 5%) accedieron finalmente a categoría de Patente Internacional (internacionalización plena), que es lo que le ha ocurrido con el desarrollo del Dr. Francisco Vergara, embriólogo de Clínica Pedrosa. Este nuevo dispositivo mejorará la técnica de la microinyección espermática intracitoplasmática (ICSI) que asegura la fecundación inyectando directamente al óvulo un solo espermatozoide vivo, usando para ello la sujeción de la nueva PIWA, técnica sin aspiración citoplasmática.

Para el equipo de Clínica Pedrosa supone una total satisfacción el poder contribuir a la mejora y evolución de las técnicas de reproducción asistida, poniéndose a la vanguardia de la innovación con un único fin: obtener los mejores resultados y satisfacción de nuestras parejas.

SI TE HA PARECIDO INTERESANTE EL ARTÍCULO ¡NO OLVIDES VALORARLO! TU OPINIÓN ES LO MÁS IMPORTANTE PARA NOSOTROS

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…