Tumores benignos de la mama

Clínica PedrosaOncología ginecológica

Tumores benignos de la mama

El cáncer de mama es una de las patologías que más miedo nos dan a las mujeres, pero queremos informaros de que no todos los bultos que aparecen en las mamas son un síntoma de cáncer. De hecho, es importante que sepas que solo nueve de cada diez bultos son benignos.Los tumores benignos de la mama no son cancerosos, son bultos que pueden ser fibrosis o tumores de tejido conectivo y glandular, o bien, quistes o bolsas llenas de líquido.

Los tumores benignos de mama no constituyen un peligro para la vida y el tratamiento suele ser sencillo y fácil. Sin embargo, la detección a tiempo de cualquier anomalía en el cuerpo, como un bulto en el seno, es muy importante para acudir inmediatamente a su médico y prevenir posibles complicaciones.

Cómo los identificamos

Como hemos comentado en este grupo de lesiones de la mama se incluyen todas aquellas lesiones que provocan la formación de tumoraciones, nódulos o bultos en la mama, sean o no sean debido a tumores o cánceres benignos.

Para poder detectarlo a tiempo, lo más sencillo y rápido es realizar exámenes clínicos del seno.  En un examen clínico de los senos, nuestro médico palpa cuidadosamente los senos y las axilas para detectar bultos o cualquier otra anomalía. Las mujeres también pueden realizarse un autoexamen de los senos, palpando sus propios senos en busca de bultos o cambios de tamaño o forma. El examen clínico de los senos, y la autoexploración de mama, te ayudaran a conocer y familiarizarte con el aspecto y el tacto de tus propios senos para identificar más fácilmente los cambios.

No dejes de realizarte revisiones periódicas o autoexplorarte los senos por miedo a encontrar algo, la detección a tiempo es nuestra gran aliada.

Un alto porcentaje de consultas relacionadas con la mama derivan en patologías benignas
Por lo que, lo primero que debes hacer al notar alguna lesión en el pecho es mantener la calma y acudir lo antes posible al especialista, quien estudiará tu caso.

Ten en cuenta, que en algunos casos, las pruebas precisan biopsias del tejido mamario, pero esto tampoco quiere decir que los resultados vayan a ser negativos.

Tipos de tumores benignos de la mama

Existen distintos tipos de tumoraciones benignas de la mama, según sea la zona o tejido del que procedan. Los tipos más habituales son los siguientes:

Fibroadenoma

El tumor benigno de la mama más conocido es el fibroadenoma. Los factores de riesgo están relacionados con mujeres jóvenes, representando el 26% de la patología mamaria; en la población general representa el 10%. No es común que pase a ser maligno y rara vez crece más allá de 4 cm, aunque se dan casos de fibroadenomas de 15 cm. Suele comenzar como un nódulo mamario indoloro ovoide. En la exploración se nota como duro pero elástico, no rígido, no duele al tacto y se desplaza dentro de la mama porque no tiene adhesiones a planos profundos o superiores. El especialista lo suele confirmar con ecografía, donde se verá una lesión única, bien definida y sólida. Solo en algunos casos en los que se quiere afinar el diagnóstico se solicita una biopsia por punción. Se recomienda la cirugía solo en los casos en los que el crecimiento es sostenido (que supere los 2 cm), dolor mamario o preocupación de la propia paciente.

Adenoma

Dentro de los tumores benignos en el pecho encontramos otro tumor muy similar al fibroadenoma el adenoma. No se observan diferencias externas con respecto al fibroadenoma; se trata del mismo tipo de nódulo con las mismas características, solo se puede observar una pequeña diferencia en los análisis microscópicos y en que es muy poco frecuente. Se caracteriza por ser un tumor muy bien aislado y se puede clasificar en varios subtipos: adenoma tubular (que es el adenoma puro), adenoma ductal, adenoma de la lactancia (se desarrolla durante un embarazo) y adenoma apocrino.

Hamartoma o fibroadenolipoma

Otro de los tumores benignos en el pecho poco frecuentes es el hamartoma o fibroadenolipoma, que es un nódulo bien definido y encapsulado que se asemeja a un fibroadenoma, que ocurre normalmente en mujeres de 40-55 años. Se forma por grasa, músculo y tejido fibroso, lo que dificulta su palpación porque la consistencia es similar a la del tejido mamario. El tratamiento más adecuado para este tipo de tumores benignos de la mama es la extirpación, aunque esta no siempre es necesaria, pero sí recomendada y obligada en el caso de duda del diagnóstico. Otro tipo de tumor poco frecuente es el tumor phyllodes o filodes, pero solo se da en el 0’3-0’9% de los casos de tumores de mama.

Lipoma

Es uno de los más frecuentes tumores benignos en el pecho. Este tumor se detecta como un nódulo bien definido, blando y móvil, está compuesto exclusivamente por grasa y limitado por una cápsula fibrosa, su tamaño oscila entre 2 y 10 cm y nunca deforma la mama. Suele ser frecuente en algunas mujeres a partir de los 40-50 años y puede calcificarse como los fibroadenomas. El tratamiento es muy sencillo, siendo necesario un control clínico y solo será necesaria la extirpación quirúrgica si el crecimiento es rápido o la mujer tiene fobia al cáncer de mama.

Tumores secretores

Dentro del grupo de los tumores benignos vamos a comentar los tumores que provocan secreciones no lácticas por el pezón.

  • papiloma intraductal; este tipo de tumores ocupan los conductos por donde se secreta la leche justo debajo de la areola, puede ser un tumor único grande o varios pequeños. Se presenta en mujeres con edad para tener la menopausia y origina una secreción de sangre espontánea por el pezón, generalmente solo por una de las mamas.
  • ectasia ductal; ocurre con la dilatación de los conductos principales que transportan la leche al exterior, también debajo de la areola. Esta dilatación pude llegar hasta los 5 mm en su diámetro máximo y el interior se ocupa por grasa y desechos.Se presenta en la edad adulta y, con más frecuencia, en el periodo de la menopausia cuando las mamas empiezan a atrofiarse, a los 40-60 años. Los síntomas suele ser picor, quemazón y tirantez del pezón; puede provocar retracción del pezón por la cicatrización del conducto; es ahí cuando se palpa un tumor bajo la areola siendo similar a un cáncer de mama ya que se palpa la inflamación de los ganglios de la axila. En el caso de que la ectasia ductal fuera leve no necesitaría tratamiento, pero cuando es molesta se aconseja la extirpación de los conductos afectados.
  • Mastopatía fibroquística:Podríamos decir que es la enfermedad más frecuente en la mama de las mujeres premenopáusicas. La causa es hormonal y los síntomas son dolor mamario, secreciones por el pezón; palpación de zonas más o menos irregulares o densas en las mamas. 

Mastitis

mastitis

Es una infección que suele ser característica en las mujeres que están amamantando y que ocurre por la formación de abscesos que pueden necesitar ser drenados. Algunos de los síntomas de la mastitis es dolor en el pecho y tenerlo enrojecido.

Quistes mamarios

Una de las tumoraciones benignas más comunes dentro del grupo, son los quistes mamarios. Son tumoraciones mamarias compuestas de líquido y su relación con el cáncer se desconoce, aunque se sospecha que es muy escasa. Son lesiones asociadas a mujeres maduras al comienzo de la menopausia (40-50 años), aunque pueden aparecer a cualquier edad; no suele ser habitual su aparición antes de los 20 años y excepcional en la menopausia avanzada. Se presentan como tumoraciones bien delimitadas que se diagnostican mediante ecografía. El tratamiento suele ser la punción para sacar el líquido que se analiza. Existen dos tipos: Quiste simple y Galactocele

Detectar los tumores benignos en el pecho

Conocidas las patologías más comunes de tumores benignos de la mama, desde Clínica Pedrosa te aconsejamos acudir al especialista cuando:

  • Palpes algún tipo de bulto en el pecho.
  • Un bulto que ya tenías está creciendo o cambiando.
  • Aparecen moratones.
  • La piel de la mama está arrugada o tiene hoyuelos.
  • Experimentas secreción del pezón o algún cambio en el mismo.
  • Tienes dolor, picazón, enrojecimiento

Como hemos dicho, no todos los tipos de tumores benignos de la mama van a comportarse de la mima forma o ser un cáncer. Por eso, lo más importante es no perder la calma y acudir cuanto antes a tu médico, o al ginecólogo habitual. Ellos realizaran las pruebas necesarias para el diagnóstico correcto de la patología. Una vez hecho este diagnóstico, adaptaran el mejor tratamiento, que dependiendo de cada caso podrá ser, o no, la cirugía.

Resumen
Tumores benignos de la mama
Título
Tumores benignos de la mama
Descripción
Los tumores benignos de la mama no son cancerosos, son bultos que pueden ser fibrosis, tumores de tejido conectivo y glandular o quistes
Autor
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…