Tipos de embarazo posibles: ¿Cómo conseguir un embarazo saludable?

Clínica PedrosaObstetricia y control del embarazo, Sin categoría

tipos de embarazo

Cuando recibes la noticia de que estás embarazada comienzas a prestar atención a todas aquellas señales características del embarazo y sentirás que llevas una nueva vida, pero no será hasta la primera visita de control médico donde tu ginecóloga podrá explicarte que existen distintos tipos de embarazo, hacerte saber qué tipo de embarazo tienes y qué clase de cuidados necesitas llevar a cabo. Para la Organización Mundial de la Salud, el embarazo es la parte del proceso de reproducción humana que comienza cuando se implanta el óvulo fecundado en el útero y culmina con el parto. Conozcamos en este artículo cuántos tipos de embarazo existen, cuál es el tipo de embarazo más frecuente y cómo podemos prevenir un embarazo de alto riesgo. Un buen control de la gestación es fundamental para evitar problemas o complicaciones mayores. Clínica Pedrosa cuenta con un excelente equipo de profesionales preparados para acompañarte durante esta maravillosa etapa como futura mamá.

¿Cuántos tipos de embarazo existen? 

¿Sabes cuántos tipos de embarazo existen? ¿Cuál es el más frecuente? ¿Cómo podemos prevenir un embarazo de riesgo? Son muchas las preguntas que pueden rondar nuestra cabeza cuando descubrimos que no solo hay una o dos clases de embarazo, sino que existen otros tipos de embarazo. Pero, no te alarmes, lo más importante es tener un buen control de la gestación para evitar complicaciones mayores. Los especialistas de Clínica Pedrosa te ayudaran a tener un embarazo seguro, realizando las pruebas y el seguimiento adecuado. En Clínica Pedrosa abarcamos, con las máximas garantías, las áreas de ginecología y salud de la mujer, reproducción asistida y fertilidad, obstetricia y control del embarazo, cirugía y oncología ginecológica y patología mamaria. Con estas especialidades de la rama médica de la ginecología, abarcamos el estudio y tratamiento de cualquier problema o cuestión respecto a la misma que te preocupe y quieras plantearnos. Los especialistas recomendamos a todas las mujeres que quieran en un futuro cercano convertirse en madres que nos visiten, para garantizar que se encuentran en condiciones optimas para la gestación y asegurar un embarazo saludable. A continuación, describiremos los tipos de embarazo posibles. Concretamente hay 3 tipos de embarazo distintos (intrauterino, ectópico y molar) según sea la concepción, la implantación del ovulo y la formación del embrión.

Dentro de los embarazos intrauterinos hemos querido destacar, la gestación normal, la gemelar y los embarazos considerados de alto riesgo.

Tipos de embarazo 

tipos de embarazo de riesgo

Embarazo intrauterino. Gestación normal. 

Por supuesto, es el embarazo más frecuente. El embarazo intrauterino es el que conocemos como embarazo normal. El embrión, una vez que óvulo y espermatozoide se unen en las trompas de Falopio, crecerá en el útero donde una vez implantado con éxito, podrá desarrollarse con normalidad y sin complicaciones. El embarazo intrauterino se divide en tres trimestres:

  • Desde la concepción hasta la semana 12.
  • Desde la semana 13 hasta la 20.
  • La recta final de la semana 29 hasta el nacimiento.

El bebé se alimenta gracias a la placenta y a través del cordón umbilical y si todo va bien, podrá nacer a las 40 semanas aproximadamente desde el día de la concepción. En el embarazo intrauterino en el cuerpo de la mujer se presentan muchos cambios físicos y hormonales. Todos esos cambios de la madre y el feto indican el desarrollo y preparación para el parto.

Hay que destacar que es muy importante tener un buen control del embarazo. El seguimiento del embarazo de bajo riesgo será guiado por su médico y matrona para llevar a cabo las pruebas y seguimiento del embarazo. 

Embarazo intrauterino pero de alto riesgo 

En los embarazos de alto riesgo existe una mayor probabilidad de que se presenten problemas de salud antes o después del parto, o en su transcurso, para ti y tu bebé. Se producen por complicaciones bien de salud materna, o bien del crecimiento y desarrollo del feto. Por lo que es muy importante llevar un control médico adecuado y especial durante todo el embarazo. El riesgo en un embarazo no depende sólo de la edad, sino también de la salud de la madre. Pero sabemos que, a partir de los 35 años, existe mayor riesgo de complicaciones como el aborto, la tensión alta, la diabetes en el embarazo, lo bebés nacidos con bajo peso o de forma prematura.

En este mismo contexto se enmarcan los problemas de crecimiento fetal, la preeclampsia, la rotura prematura de membranas o la amenenaza de parto pretérmino. Todos ellos detectables y tratables, si seguimos un adecuado control de la gestación, en un centro especializado de buen nivel.

Embarazo gemelar

Se entiende por embarazo gemelar o embarazo múltiple al embarazo de más de un feto. La proporción del embarazo gemelar es de uno de cada ochenta embarazos, pero en la actualidad, debido al aumento en los tratamientos de reproducción asistida y a la edad avanzada de las madres, la tasa se ha elevado a uno de cada 45 embarazos.

El embarazo gemelar puede ser monovitelino o bivitelino. Monovitelino significa que un espermatozoide fecundó a un óvulo y se han partido por la mitad, por lo que más de un cigoto compartirán placenta y bolsa amniótico, lo que dará lugar a hermanos gemelos idénticos. Mientras que los gemelos bivitelinos proceden de dos óvulos fecundados por dos espermatozoides distintos y su similitud es como la de cualquier otra pareja de hermanos.

Siguiendo la recomendación de nuestra Dra. Pedrosa, especialista en ginecólogía y obstetricia, todo embarazo gemelar debe ser controlado por un médico gineco-obstetra para seguir los protocolos de control y seguimiento necesarios en el tipo de embarazo gemelar.

Embarazo ectópico o extrauterino

La incidencia de embarazo ectópico es de 1 de cada 200 gestaciones. Un embarazo ectópico se define cuando el ovocito fertilizado se implanta fuera de la cavidad endometrial. Suele implantarse en las mismas trompas de Falopio, o bien en un ovario o la zona del cérvix o cuello uterino. En muchas ocasiones, el embarazo ectópico puede diagnosticarse antes de ser sintomático y plantearse una estrategia terapéutica definitiva con pocas complicaciones. Las mujeres que han tenido un embarazo ectópico no significan que no puedan cumplir su sueño de ser madres, podrán quedarse embarazada de nuevo mediante un embarazo intrauterino. Lo más importante es recibir asesoramiento médico especializado en clínicas preparadas para prevenir cualquier complicación y conseguir un diagnóstico precoz del embarazo. 

Embarazo molar. Enfermedad trofoblástica

A pesar de su extraordinaria rareza, es unos de los tipos de embarazo más peligrosos. El embarazo molar es conocido como “mola hidatiforme”, es una complicación poco frecuente, que se produce cuando el óvulo es fecundado de forma incorrecta y la placenta crece en forma desmesurada, formando varios quistes. En realidad de se trata de un tumor de originado en la placenta. Existen dos tipos de embarazo molar: cuando la placenta se desarrolla de forma anormal pero además no hay embrión, se le conoce como embarazo molar completo. El tratamiento para el embarazo molar completo es provocar una dilatación para efectuar un legrado. Es un embarazo que pone en peligro a la madre, y además se recomienda estar en observación en los 12 meses siguientes, para observar que no haya quedado nada del tejido anormal, que podría tener producir un tumor. En un embarazo molar parcial, es posible que haya tejido placentario normal junto con tejido placentario formado de manera anormal. Podría haber un feto como en el embarazo molar completo, pero no hay posibilidades de que sobreviva, y, por lo general, se produce un aborto al principio del embarazo.

¿Cómo conseguir un embarazo saludable?

A lo largo de este artículo hemos querido dar a conocer los tipos de embarazo que existen; pero, sobre todo, destacar la importancia de iniciar la atención prenatal lo más pronto posible, idealmente antes del embarazo (visita preconcepcional) para tener un embarazo seguro y que los especialistas puedan examinar si existe algún factor de riesgo. Tener un adecuado y oportuno asesoramiento médico nos ayudara a prevenir complicaciones en el embarazo. El especialista en obstetricia y control del embarazo será quien mejor te indique cómo cuidar tu embarazo y cómo llegar a feliz término, sin poner en riesgo tu salud ni la del bebé. Para conseguir un embarazo saludable, no olvides:

  1. Programar una cita preconcepcional en el centro de reproducción para preparar el embarazo.
  2. Recibir atención médica prenatal continuada para controlar tu salud y la del bebé.
  3. Evitar todas las sustancias dañinas o que supongan un riesgo para tu salud o la del bebé (fumar, beber alcohol, algunos medicamentos, algunos suplementos, drogas…).

 

 

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...