Qué es la inseminación artificial

Clínica PedrosaReproducción asistida y fertilidad

qué es la inseminación artificial

La  inseminación  artificial se  define  como  el  depósito  de  forma  artificial  de  los  espermatozoides obtenidos a partir de una muestra de semen. Dicha muestra se prepara previamente en el laboratorio para mejorar sus capacidades (selección y proceso de capacitación) y posteriormente se coloca directamente, en el interior del útero de la mujer, justo en el momento de la ovulación, aumentando así las probabilidades de concepción.

La inseminación artificial se considera una técnica de reproducción asistida, es decir que requiere de una asistencia médica externa para lograr el embarazo de la mujer, cuando el mismo no se consigue de forma natural, debido normalmente a un problema de fertilidad a los 40.

¿Cómo se realiza esta técnica de reproducción?

reproducción artificial

Mediante la técnica de inseminación artificial en Granada, la fecundación del óvulo se produce en las trompas de Falopio, exactamente en el mismo lugar que en el embarazo natural. La principal diferencia radica en la forma en que los espermatozoides llegan hasta donde debe producirse dicha fecundación, ya que han sido introducidos mediante un pequeño tubo (cánula de fecundación) a través de la vagina y cuello del útero, hasta alcanzar el interior del útero (cavidad endometrial) donde finalmente son depositados.

En todos los casos de reproducción artificial es imprescindible monitorizar el período de ovulación de la mujer, mediante análisis sanguíneos y ecografía, de manera que se conocen perfectamente los días fértiles del ciclo, donde debe programarse la inseminación, aumentando así las probabilidades de éxito.

El paso a paso

  • Primera visita ginecológica. Es necesaria la intervención de de un equipo ginecológico especialista en fertilidad que realice una correcta historia clínica de la pareja y un estudio completo de las posibles causas de infertilidad. Aunque la inseminación artificial sea uno de los métodos más sencillos de fertilidad asistida, es necesario asegurar que su indicación es adecuada y con buenas posibilidades de éxito.
  • Estimulación ovárica. La mujer, de forma natural, produce habitualmente un solo folículo y por tanto un óvulo en cada ciclo menstrual. La estimulación consiste en provocar o inducir una ovulación mediante medicación hormonal, de forma que se produzcan más óvulos que durante un ciclo natural, o al menos controlar por completo el momento de su madurez para ser fecundados
  • Inducción de la ovulación. A través de la realización de diversas ecografías se puede comprobar el desarrollo de los folículos, de manera que en el momento en que se alcance la cantidad y el tamaño adecuado, se administra una inyección hormonal (gonadotrofina coriónica humana, hCG) que desencadenará una ovulación programada.
  • Muestra del semen. Se analizan y se seleccionan los espermatozoides que tienen una mejor movilidad y vigor, de forma que mediante las técnicas de laboratorio adecuadas, se eliminan aquellos espermatozoides inmóviles, lentos o incluso muertos. El objetivo es obtener  espermatozoides de calidad, aptos y listos para ser inseminados.
  • Inseminación. El esperma seleccionado y procesado, se deposita a través de una cánula en el interior del útero de la mujer. Para este paso no se requiere anestesia y la mujer no debe sufrir más molestias que las inherentes a una exploración ginecológica ordinaria.
  • Refuerzo en la fase lútea. Es la última fase del ciclo menstrual, que comienza justo después de la ovulación y se extiende hasta el siguiente período. Durante este tiempo puede resultar conveniente la administración de un suplemento de progesterona (oral o vaginal) para facilitar la implantación del embrión en el útero de la mujer y por tanto, se logre el deseado embarazo.

¿Cuáles son los tipos de inseminación artificial?

tipos de inseminación artificial

Cuando hablamos de la clasificación dentro de este tipo de reproducción asistida, nos referimos fundamentalmente a dos de ellos: la inseminación artificial conyugal (IAC) y la inseminación artificial del donante (IAD).

Como su nombre indica, en la inseminación artificial conyugal (IAC) es el semen del varón de la pareja el utilizado para selección y capacitación, entretanto que en la inseminación artificial de donante, se usa el semen obtenido previamente de un donante externo a la pareja. La elección de uno u otro método dependerá de la calidad del semen y de los factores específicos de cada pareja.

¿En qué casos se recomienda?

Las causas por las que no se puede lograr el embarazo son muy variadas, entre ellas podemos citar las siguientes:

  • Alteraciones en el ciclo de ovulación: cuando existe el síndrome del ovario poliquístico, anovulación (la mujer no libera óvulos generalmente debido a desequilibrios hormonales), etc.
  • Alteraciones en el cullos del útero que pueden ser causa de esterilidad femenina al impedir el correcto paso y ascenso natural de los espermatozoides.
  • Cuando no se puede depositar el semen en la vagina de manera natural, producido, como sucede ante la eyaculación retrógrada, eyaculación precoz, impotencia sexual o vaginismo.
  • Endometriosis
  • Alteración leve de los parámetros de semen

Los supuestos más frecuentes para la utilización de esperma de un donante son:

  • Ausencia de pareja masculina
  • Cuando existan enfermedades genéticas en el hombre cuya transmisión no se puede evitar mediante diagnóstico genético preimplantacional.
  • Alteración severa de la calidad del semen
  • Casos de enfermedades de transmisión sexual en el varón, que no puedan ser controladas mediante técnicas de laboratorio, puesto que en la actualidad muchas enfermedades infecciosas permiten el lavado y consecuente depuración del semen previa a la inseminación, dentro de unos correctos rangos de seguridad para evitar la transmisión de la infección.

¿Qué requisitos se han de reunir para lograr el éxito de la inseminación artificial?

probabilidades inseminación artificial

Con carácter general, esta técnica es la primera que se recomienda cuando una pareja no logra el deseado embarazo tras un período de aproximadamente un año en el que las relaciones sexuales no han tenido el efecto perseguido.

Sin embargo, son necesarias unas condiciones mínimas para llevar a cabo la inseminación con una cierta garantía de éxito. En esta línea, podemos citar las siguientes:

  • Impedir cualquier tipo de infección o contagio a la pareja y/o al futuro bebé de enfermedades como la hepatitis B o C, VIH, etc.
  • Comprobar la funcionalidad de las trompas de Falopio de la mujer, ya que es ahí donde va a tener lugar la fecundación. A esto se le conoce como el examen de permeabilidad tubárica. Para ello se utilizan diferentes técnicas como la laparoscopia o la histerosalpingografía.
  • Buena calidad del semen del varón. Se realiza un recuento de la calidad del semen conocido como REM, el cual debe ser superior a los 5 millones de espermatozoides móviles y viables.
  • El factor edad. En las mujeres con edades superiores a los 36 años, las posibilidades de embarazo comienzan a disminuir, aunque siempre queda la posibilidad de recurrir a otras técnicas de fecundación asistida (FIV) en caso de inseminaciones fallidas.

Probabilidades de embarazo en la inseminación artificial

La consecución del objetivo final depende de muy diversos factores, por lo que los resultados variarán dependiendo de las circunstancias de cada mujer y/o pareja.

La tasa de embarazo para una mujer de edad inferior a los 35 años que realiza esta técnica con el semen de su pareja (inseminación artificial conyugal, IAC) oscila entre el 15 y el 25%. Para los casos en que se utiliza semen del donante (inseminación artificial de donante, IAD) los porcentajes aumentan hasta el 30-40%.

También hay que tener en cuenta que las posibilidades de lograr el embarazo aumentan conforme se realizan inseminaciones consecutivas. Así tras 4 ciclos de inseminación, las tasas de éxito aumentan hasta el 50 y 60% para el caso del esperma de la propia pareja (IAC) y entre el 60 y 70% en el supuesto del donante (IAD).

Si con 4 inseminaciones no se ha tenido éxito, la realización de un quinto intento aumentaría muy poco las probabilidades de embarazo, por lo que se deberá recurrir a otro tipo de técnicas de reproducción asistida como puede ser la fecundación in vitro (FIV).

tasa de gestación

Este tratamiento de fecundación in vitro (FIV) va a ser, además de terapéutico, diagnóstico, ya que permitirá analizar las características específicas de los embriones.

Si quieres más información sobre los tratamientos que ofrecemos en nuestra clínica, puedes verlos en la sección de clínica de reproducción asistida y fertilidad en Granada, donde te garantizamos el mejor tratamiento, humano y personalizado a tus necesidades y expectativas.

Resumen
Qué es la inseminación artificial
Título
Qué es la inseminación artificial
Descripción
En nuestra clínica os explicamos con claridad una de las técnicas más habituales de la reproducción artificial como es la inseminación artificial.Despejamos las dudas sobre los tipos que hay, las probabilidades de éxito y qué es la inseminación artificial.
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…