Pautas para prevenir la incontinencia urinaria

Clínica PedrosaGinecología y Salud de la Mujer

incontinencia urinaria

La pérdida del control de la vejiga es un problema que sufren muchas mujeres. Factores como el parto, el estreñimiento o la práctica de deportes de impacto pueden provocar la incontinencia urinaria. Pero no queremos que te preocupes, porque en Clínica Pedrosa vamos a hablar de la solución. Te invitamos a seguir leyendo.

¿Qué es la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es una pérdida involuntaria de orina. La persona que la sufre siente la necesidad repentina de ir al baño para orinar pero le es imposible retener la orina. Con frecuencia, los escapes se originan al estornudar, reír, realizar algún esfuerzo o ejercicio físico. Es muy molesto y supone un problema higiénico, social y psicológico, por influir en la calidad de vida de la persona que lo padece. La incontinencia no es una enfermedad en sí misma, es una consecuencia de alteraciones o enfermedades que afectan la fase de llenado vesical. Generalmente, es una afección muy común entre mujeres, niños (enuresis) y ancianos.

Causas

Los problemas de incontinencia urinaria ocurren cuando la presión dentro de la vejiga es superior a la presión en la uretra. Este trastorno puede ser la causa de una hiperactividad del músculo liso que forma parte de la pared de la vejiga urinaria. Algunos de los motivos pueden ser:

  • Problemas o daños neurológicos.
  • Alteración del esfínter externo y de los músculos del suelo pélvico.
  • Fallo del esfínter interno ante una relajación inapropiada o lesión orgánica.

Síntomas

Sufrir de pérdida de orina no presenta un cuadro de dolor. El signo y síntomas más importante de la incontinencia urinaria es la pérdida de orina al toser, estornudar, reír, realizar actividades físicas o mantener relaciones sexuales.

Tipos de incontinencia urinaria

Los principales tipos de incontinencia son:

De esfuerzo

La incontinencia de esfuerzo se produce al realizar cualquier movimiento o actividad física. Realizar un mínimo esfuerzo como la risa, el estornudo, el deporte, la carga de objetos pesados o simple hecho de ponerse en pie o agacharse puede provocar escapes de orina que pueden desencadenar unas gotas o un chorro. Es el tipo que afecta a un mayor número de mujeres, y su origen se encuentra en la uretra. El esfuerzo físico, aunque sea mínimo, provoca un aumento de la presión en el abdomen y en la vejiga. Los factores de riesgo que desencadena este tipo de incontinencia de esfuerzo son el embarazo y la edad. Estos factores provocan una pérdida de elasticidad y de tensión en el suelo pélvico, por lo que la vejiga y la uretra descienden y sus mecanismos de continencia sólo son normales en reposo.

De urgencia

Ocurre cuando la pérdida involuntaria de orina se asocia a una necesidad imperiosa y repentina de orinar. La persona es consciente. La causa de esta incontinencia es debida músculo detrusor. Se pueden distinguir dos tipos de incontinencia urinaria de urgencia: la incontinencia sensitiva y incontinencia motora.

Incontinencia urinaria mixta

La pérdida de orina es debida a la hiperactividad del músculo detrusor y a un posible trastorno en los mecanismos esfinterianos.

Por rebosamiento

El escape o pérdida de orina se produce por una obstrucción e imposibilidad de vaciado que causa una distensión de la vejiga.

De causa psicógena

Se debe a estímulos externos como el frío, el agua, el miedo, la angustia, el placer… que afectan a los sentidos, las emociones o las manías y desencadenan un escape de orina.

De causa neurológica

Son aquellas alteraciones relacionadas con el sistema nervioso. Ocurre en los accidentes cerebrovasculares, la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson y las lesiones medulares.

Diagnóstico

Conocer el tipo de incontinencia urinaria que tenemos, nos ayudará a determinar el mejor tratamiento. Generalmente, nuestro médico podrá caracterizar nuestro problema a partir de los síntomas que presentamos. El especialista nos realizara una revisión completa de los antecedentes y una exploración física. Después, nos pedirá realizar un pequeño gesto para demostrar la incontinencia. Para confirmar el diagnóstico, el médico seguramente te aconseje:

  • Uroanálisis. El análisis de una muestra de orina para detectar signos de infección, rastros de sangre o cualquier otra anomalía.
  • Realizar un diario sobre el funcionamiento de la vejiga. Durante varios días, debes anotar la cantidad de líquido que ingieres, cuándo orinas, la cantidad de orina que produces, si tuviste una necesidad imperiosa de orinar y cuántos episodios de incontinencia experimentaste.
  • Medición tras la micción. El médico te facilitara un recipiente para que puedas orinar y medir la producción de orina. Luego, supervisara la cantidad de orina residual en la vejiga con un catéter o una ecografía. Observar una gran cantidad de orina residual significaría que tienes una obstrucción en las vías urinarias o un problema con los nervios o músculos de la vejiga.

Si el diagnóstico no estuviera claro, el médico puede recomendarte realizar pruebas más complejas, como el análisis urodinámico y la ecografía pélvica.

Tratamiento

El tratamiento para los problemas de pérdida del control de la vejiga dependen del tipo de incontinencia urinaria. Consultar con tu médico te ayudará a tomar las mejores medidas para solucionarlo. A continuación, te presentamos los principales tratamientos.

Medidas higiénico dietéticas

Las personas con problemas de incontinencia urinaria deben controlar la ingesta de líquidos para evita la formación de orina. Se recomienda elaborar los alimentos asados o fritos para disminuir los alimentos líquidos como sopas, guisos o alimentos hervidos que aportan más cantidad de líquido. Entre los alimentos que favorecen la formación de orina se encuentra el agua, la leche, el alcohol y las infusiones.

Entrenamiento de la vejiga

El objetivo de este tratamiento es reforzar el suelo pélvico. La musculatura del suelo pélvico que sostiene la parte baja del abdomen-vejiga, útero, recto, intestinos- se puede debilitar  por factores determinados como el parto o la edad. Reforzar estos músculos practicando con regularidad ejercicios adaptados, como son los ejercicios de Kegel, ayuda a evitar las pérdidas de orina. Las llamadas bolas chinas o los conos vaginales también pueden ayudar a fortalecer la musculatura del suelo pélvico. Se introducen en la vagina y no te impiden realizar tu vida normal. Te recomendamos usarlos a diarios, durante al menos dos meses.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico consigue que la vejiga pueda distenderse sin contraerse y que la uretra se mantenga cerrada durante el llenado. Los fármacos que se suelen utilizar son los anticolinérgicos. El tratamiento farmacológico se aconseja para el tipo de incontinencia mixta, para las contracciones involuntarias del detrusor no neurológicas y la hiperreflexia del detrusor.

Láser para la incontinencia

Es una técnica sencilla en la que se introduce un instrumental muy pequeño en la vagina a través del que se proyecta la luz del láser. El láser aumenta la temperatura del agua que hay alrededor de las células vaginales, lo que estimula la producción de colágeno y devuelve la firmeza a los tejidos, elevando la vejiga. Se aconseja su uso para casos de incontinencia de esfuerzo y también de incontinencia mixta.

Cirugía de la malla

Solo para el tipo de incontinencia de esfuerzo y cuando el tratamiento de láser no ha dado buenos resultados o existe caída de la vejiga o el útero. La cirugía de malla consiste en colocar una cinta o malla que sujeta la uretra y la vejiga.

Prevención

Para retrasar la aparición de la incontinencia de orina o prevenirla podemos llevar a cabo las siguientes pautas:

  • Tener una dieta equilibrada. Controla los kilos de más o el sobrepeso, para reducir la presión intraabdominal.
  • Reduce la ingesta de bebidas antes de realizar ejercicio físico.
  • Evitar el consumo de bebidas como el café, las bebidas carbonatadas, el alcohol y los cítricos.
  • Aumentar el consumo de fibra para prevenir el estreñimiento.
  • Reducir el consumo de productos y medicamentos diuréticos, te ayudara a tener menos ganas de orinar.
  • Evitar comidas picantes.
  • Intentar no beber líquidos antes de irse a dormir.
  • No empujar al orinar para no dañar los músculos del suelo pélvico.
Resumen
Pautas para prevenir la incontinencia urinaria
Título
Pautas para prevenir la incontinencia urinaria
Descripción
La pérdida del control de la vejiga es un problema que sufren muchas mujeres. El parto puede provocar la incontinencia urinaria.
Autor
Editor
Braun Marketing & Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…