Cómo actúan las pastillas del día después

Clínica PedrosaSin categoría

pastillas del día después

Por mucho que hoy en día disponemos de múltiples posibilidades de recibir educación sexual en profundidad y la información sobre métodos anticonceptivos está muy extendida, lo cierto es que continúa existiendo en nuestra sociedad cierto desconocimiento respecto de, especialmente, alguno de los puntos relativos a este tema. En ese sentido, uno de los aspectos que quizás despiertan mayores dudas y que, aun en la actualidad, se esconden tras cierto velo de desconocimiento es el relativo a las pastillas del día después.

¿Realmente todos sabemos cuál es el efecto que produce sobre el cuerpo y de qué modo actúa para impedir el embarazo? Es más, ¿sabemos verdaderamente si estamos ante un método anticonceptivo o abortivo? Si cada uno de nosotros nos preguntáramos sobre estos u otros aspectos en relación con la píldora del día después, ¿seríamos capaces de responder acertadamente?

Es posible que nos hayamos estado creando falsas ideas y que hayamos creado un convencimiento sobre aparentes verdades basadas en conocimientos trufados de lagunas más o menos profundas, al respecto de este tema, por lo que nunca vienen mal refrescar o adquirir conocimientos que nos aclaren la realidad. A continuación, vamos a realizar un rápido análisis que puede serte de interés.

Las pastillas del día después: qué son y cómo actúan

¿Qué son las pastillas del día después?

Pastilla del día despuésA pesar de lo que sostienen algunos sectores, la mayoría de los organismos médicos y sanitarios consideran a la píldora del día después como un método anticonceptivo y no abortivo aunque, eso sí, no indicado para su uso habitual o cotidiano sino, únicamente, como recurso de urgencia para el caso de que haya fallado o se haya prescindido del uso de un medio anticonceptivo de los habituales. Esta característica de ser considerado de emergencia se debe a la menor eficacia que presentan las píldoras del día después para evitar el embarazo, sobre todo cuanto más tiempo ha transcurrido desde la relación sexual, frente a la que ofrecen los otros métodos anticonceptivos, así como en los efectos secundario que provoca en la mujer, quizás más molestos que los que producen los otros sistemas de contracepción, aunque sin llegar a significar peligro alguno para su salud.

La catalogación de las pastillas del día después como método anticonceptivo viene avalada por, entre otras, la Sociedad Española de Contracepción o la Sociedad española de Ginecología y Obstetricia.

¿Qué efecto producen las pastillas del día después?

El tema de las consecuencias de la ingesta de las pastillas del día después y los efectos que tiene, es uno de los más preguntados habitualmente en nuestra consulta. Hasta donde la ciencia llega hoy en día, se derivan dos efectos acreditados y un tercero que no ha llegado a ser probado con certeza.

El primer efecto fundamental que provoca la toma de las píldoras del día después, es la evitación o retraso de la ovulación. Esto significa que el esteroide sintético, del que, principalmente, se compone la píldora del día después, el levonorgestrel, actúa como la hormona progesterona e impide que el óvulo llegue a madurar y colocarse a la espera de la llegada del esperma para ser fertilizado. En otro caso, también puede tener el efecto, no de impedir dicha ovulación, sino de retrasarla, evitando también la fecundación tras la relación sexual.

El segundo efecto que tienen las pastillas del día después es afectar la actuación y desplazamiento de los espermatozoides, dificultando su avance hacia el óvulo.

En cuanto al posible tercer efecto, se trataría de la obstaculización del óvulo ya fecundado para que pueda anidar en el útero materno. Como hemos adelantado anteriormente, este efecto es negado por gran parte de la comunidad científica basándose en todos los estudios realizados que, sin embargo, aún están en proceso de completarse plenamente.

Es precisamente por este posible efecto, no acreditado, por lo que la píldora del día después despierta cierta polémica de tipo ético, existiendo incluso farmacéuticos que ejercen su derecho a la objeción de conciencia para no expenderla, debiendo aclarar que es un derecho que se ejerce a título individual y no en términos de establecimiento, por lo que es posible encontrar una farmacia en la que un farmacéutico la expenda y otro no.

En todo caso, el argumento en el que se basa esta contraposición ética podría ser finalmente rebatido si, como todo indica, los estudios acaban descartando este tercer efecto, confirmándose que, si la fecundación del óvulo ya ha tenido lugar en los casos en que se ingieren las pastillas del día después, la anidación en el útero y la continuación del embarazo es inevitable, salvo que se presente algún otro inconveniente ajeno a la píldora.

¿Cuál es el momento adecuado para tomar las pastillas del día después?

Como hemos dicho anteriormente, la píldora del día después está concebida como un método anticonceptivo de urgencia, no prevista para ser utilizada de manera habitual con este fin de evitar el embarazo, habida cuenta de los mayores efectos físicos que conlleva y del menor porcentaje de éxito que obtiene con respecto a otros sistemas de contracepción. Por este motivo, su uso está indicado para aquellos casos en los que ese sistema habitual de anticoncepción que se use habitualmente, haya fallado: que el preservativo se haya roto o se haya salido de su posición dejando escapar el esperma; que el DIU o el diafragma se haya movido o salido en el momento de mantener las relaciones sexuales; que haya existido un olvido en la toma de la píldora anticonceptiva; que la pareja tome conciencia de haber usado incorrectamente algún otro método; etc.

PreservativosComo vemos, se trata siempre de casos en los que, inmediatamente después de mantener la relación sexual, los sujetos advierten alguna de las circunstancias anteriormente descritas y no hablamos, por tanto, de aquellos supuestos en los que se descubre que el método anticonceptivo ha fallado a la vista del embarazo resultante, y es que, ya hemos comentado que, si la fecundación del óvulo se ha producido, las pastillas del día después son inocuas al respecto.

Así pues, nos encontramos con ese momento en el que, tras el coito, la pareja se da cuenta de que algo ha fallado. A partir de aquí, hay que ser conscientes de que, a mayor celeridad en la toma de la pastilla del día después, mayor será la eficacia de la misma. De este modo, en 24 horas tras el coito sin protección, discurre el plazo de mayor efectividad, alcanzando el 95% de éxito en la evitación del embarazo. En las 24 horas posteriores, es decir, 48 horas tras la relación, ese porcentaje de eficacia se reduce al 85%. Si nos hallamos ya entre las 48 y las 72 horas después de la relación sexual, nos encontraremos con un índice muy bajo, del 58%.

Podemos comprobar, por tanto, que incluso dentro del margen temporal en el que ofrecen una mayor efectividad, las pastillas del día después siempre presentan un menor porcentaje de eficacia que los métodos de uso habitual.

Ojo, es posible que también tengáis constancia de la existencia de las pastillas del día después que puede ser tomada hasta cinco días tras el coito. Esta píldora tiene el mismo efecto que la otra, de impedir la maduración del óvulo, pero en este caso, actúa en la fase preovulatoria cuando aún restan uno o dos días para que la ovulación tuviera lugar. En este caso, además, hay quien opina que el principio activo de esta pastilla sí ofrece más posibilidades de afectar a la fase de implantación del óvulo fecundado en el útero, por lo que cabe cierta probabilidad de que pueda tener efectos abortivos.

¿Qué es recomendable hacer y evitar tras tomar pastillas del día después?

Una vez que la relación sexual de riesgo ha tenido lugar y la mujer ha tomado la píldora del día después, es aconsejable que, en las próximas relaciones que se mantengan, se usen los métodos anticonceptivos usuales. En el caso de que la mujer estuviera tomando la píldora anticonceptiva, deberá seguir tomándola comenzando con una caja nueva, aunque, si es en ese momento cuando decide empezar a tomarla, habrá de aguardar a la próxima menstruación, y lo mismo cabe decir respecto del parche anticonceptivo y el anillo vaginal.

Uno de los efectos más comunes tras tomar la píldora del día después, es la provocación de náuseas que, incluso, puede dar lugar a vómitos. Si se produce un vómito antes de asimilar la píldora del día después (en unas tres horas tras la ingesta), sería necesario volver a tomarla. Asimismo, si la mujer que toma la pastilla también está sometida paralelamente a algún tipo de tratamiento que conlleve la ingesta de ciertos medicamentos como barbitúricos, ritonavir, fenitoína, etc., se pueden producir alteraciones en los efectos de la píldora del día después, disminuyendo su eficacia.

Por otro lado, no es recomendable tomar pastillas del día después caducadas, por cuanto también puede presentar un nivel de eficacia menor.

Por último, hay una cuestión que parece obvia, a la vista del propio nombre que recibe esta píldora (del día después), pero que en algunas ocasiones da lugar a dudas: No, este tipo de pastillas postcoitales no tienen eficacia si se administra con anterioridad al coito, por lo que no tiene ningún tipo de valor preventivo del embarazo con anterioridad a la relación.

Riesgos de las pastillas del día después

¿Tiene algún riesgo la ingesta de la píldora del día después?

Tenemos que partir del hecho de que, como se deduce de alguno de los comentarios que hemos hecho en este post, no está plenamente estudiado de manera científica todo lo que rodea a esta sustancia.

Es cierto que sí es un hecho probado que no produce perjuicios sobre la salud de la mujer y que, para el caso de que el óvulo ya estuviera fecundado cuando las pastillas del día después son ingeridas, tampoco le iba a provocar al embrión ningún mal. Sin embargo, sí que se han expuesto, en ciertos estudios, posibles problemas o molestias secundarias: En primer lugar, las ya mencionadas náuseas que, incluso, pueden derivar en algún vómito. Asimismo, se han observado casos de dolores de cabeza, sensación de agotamiento físico, molestias en los pechos y ciertas alteraciones menstruales, como un mayor manchado o irregularidades en la regla.

Estos efectos secundarios, en el caso de presentarse, desaparecen a los dos días, salvo lo referente a los desarreglos menstruales, que se corrigen en el siguiente período ovárico.

Por último, no podemos olvidar los escasos supuestos en los que se ha producido algún efecto secundario de mayor gravedad. Así, se han descrito casos de embarazos ectópicos, en menos de un 2% de casos, así como la generación de enfermedades tromboembólicas. Éstas últimas no son una posible consecuencia de las pastillas del día después en sí mismas, sino que, según los estudios científicos, sí se ha acreditado una relación entre el uso de hormas en anticonceptivos y el riesgo de aparición de trastornos tromboembólicos. Por tanto, el incremento de las probabilidades de sufrir tromboembolismos se produce de la misma manera en las mujeres que toman la píldora anticonceptiva como en las que toman la píldora postcoital. Por supuesto, esta mayor probabilidad se da más en mujeres que presenten antecedentes en este tipo de problemas tromboembólicos y, en el resto, la posibilidad de padecer un efecto secundario de este tipo es realmente bajo (menos de un caso por cada millón).

Asimismo, hay que aclarar que el uso de esta píldora no tiene ninguna incidencia en las posibilidades de quedarse embarazada de la mujer en el futuro y, en cuanto a mujeres en períodos de lactancia, tampoco presenta ninguna objeción, ya que el levonorgestrel no afecta a la leche materna, si bien, algunos especialistas recomiendan, al objeto de extremar las precauciones, aguardar entre 3 y 8 horas tras la toma de las pastillas del día después para volver a dar el pecho.

¿Cuándo no se debe tomar la píldora postcoital?

PíldoraObviamente, la principal causa para abstenerse de tomar la pastilla postcoital es tener alergia a alguno de los compuestos de la misma.

Del mismo modo, habrá que estar al caso concreto de cada mujer en ciertos supuestos, para valorar la conveniencia, o no, del uso de las pastillas del día después: Habrá que tener en cuenta si está recibiendo un tratamiento con ciclosporina, en cuyo caso habría que adoptar ciertas precauciones; si la mujer tiene antecedentes de embarazo ectópico o inflaciones de las trompas de Falopio; si sufre una insuficiencia hepática; problemas cardiovasculares; migrañas; intolerancias a lactosa o galactosa; o enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa.

¿Dónde se expende la pastilla del día después y a qué precio?

Las pastillas del día después se expenden gratuitamente en centros de planificación familiar y algunos centros médicos. Asimismo, también se puede adquirir en farmacias, aunque eso sí, a cambio de un precio, que suele rondar los veinte euros, y teniendo en cuenta las salvedades que se pueden producir respecto de las posibles objeciones de conciencia de algunos farmacéuticos que anteriormente comentábamos.

Venta de pastillasEn todo caso, la píldora postcoital se puede facilitar, sin consentimiento paterno, desde los 16 años. Entre los 13 y los 15, el médico o farmacéutico tiene la potestad para decidir si la menor muestra madurez suficiente o es necesario informar o solicitar autorización de los padres. Antes de los 13 años, sí es necesario siempre contar con dicho consentimiento.

Las pastillas del día después han adquirido cierta relevancia en el ámbito de la contracepción, pero a pesar de eso, sigue siendo objeto de gran desconocimiento por parte de muchas personas. Por este motivo, te animamos a que nos contactes para asesorarte convenientemente y saber todo lo que necesitas sobre este método anticonceptivo de urgencia. En Clínica Pedrosa pondremos a tu disposición a los mejores profesionales de la ginecología con mayor preparación y experiencia, para que estés perfectamente informada y tranquila.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…