Cómo saber si tenemos lipomas en el pecho

Clínica PedrosaOncología ginecológica

Cómo saber si tenemos lipomas de pecho

María y su madre Mª Luisa llegaron muy preocupadas a Clínica Pedrosa, nos contaban que hacía ocho meses que Mª Luisa se había notado un bulto en el pecho, en medio de las mamas. Visitaron a su médico habitual, que nada más palparlo les dijo que no era nada, que era un bulto de grasa. Mª Luisa no satisfecha con la respuesta de su médico, decidió hacerse pruebas. Le hicieron una mamografía y una ecografía mamaria. Le dijeron que era un lipoma, un tumor de grasa. Todo quedó así, pero Mª Luisa notó que el lipoma crecía y decidió quitárselo. Desde Clínica Pedrosa estamos muy agradecidos de la confianza de María y Mª Luisa, y es por lo que hemos querido compartir su experiencia y reunir en este artículo toda la información que puedas necesitar sobre lipomas en el pecho. ¡No dejes de leerlo!

¿Qué es un lipoma?

Los lipomas en el pecho no debemos confundirlos con cáncer. Un lipoma suele ser inofensivo. En general, no requiere de ningún tratamiento, pero en los casos en los que el lipoma resulta molesto, doloroso o crece, se recomienda extirparlo. Cuando aparecen muchos lipomas se denomina lipomatosis, y suele deberse a factores hereditarios. Los lipomas únicos son más frecuentes en mujeres mientras que, la lipomatosis ocurre más a menudo en hombres.

Diferencia entre quiste y lipoma

lipomas en el pecho

Existe una diferencia principal entre el quiste sebáceo y el lipoma, y la encontramos en que el quiste sebáceo es un quiste mientras que el lipoma es un tumor benigno. Además de su base natural, encontramos diferencias en el modo de extirpación.

Los lipomas, a diferencia de los quistes sebáceos, son sólidos y la estructura es igual, no tienen cápsula. Por lo que, tampoco se infecta, ya que no tiene vía de comunicación con el exterior. Otra diferencia la encontramos en su consistencia, en el caso de los lipomas es blanda y gomosa. Por último, existen varios tratamientos para solucionar los lipomas aunque solo existe uno definitivo. En este caso es la resección quirúrgica del lipoma. Existe otro tratamiento basado en la aspiración mediante liposucción, pero no suele ser definitivo, ya que si no se extirpa por completo se puede volver a producir. Sin embargo, el tratamiento para el quiste sebáceo dependerá de si se encuentra infectado o no.

Síntomas de lipomas en el pecho

Teniendo en cuenta que los lipomas en el pecho no son únicos, debemos tener en cuenta que pueden formarse en cualquier parte del cuerpo. Por lo general, presentan las siguientes características:

  • Se localizan debajo de la piel.Suelen presentarse en el cuello, los hombros, la espalda, el abdomen, los brazos y los muslos.
  • Tienen un tacto suave y pastoso.También se mueven fácilmente al ejercer una ligera presión con los dedos.
  • Suelen ser pequeños. Los lipomas suelen medir menos de 5 centímetros de diámetro, pero pueden aumentar el tamaño con el tiempo.
  • En algunos casos, pueden ser dolorosos.Los lipomas pueden ser dolorosos si crecen y ejercen presión sobre los nervios cercanos o si tienen muchos vasos sanguíneos

Causas de lipomas en el pecho

Se desconoce la causa exacta de la aparición de lipomas en el pecho y de lipomas en general. Se sabe que existe una tendencia de aparición en familias, por la influencia de los factores genéticos. 

Factores de riesgo

Son varios los factores de riesgo que pueden aumentar la aparición de lipomas en el pecho, entre otras zonas. Los posibles factores son los siguientes:

  • Tener más de 30 años.A pesar de que los lipomas pueden aparecer en cualquier edad, son más comunes a partir de los 30 años.
  • Historial familiar.Suele existir una tendencia genética.
  • Obesidad o soprepeso.Los lipomas son bultos formados por tejido adiposo, grasa, por lo que el aumento de peso favorece la formación de lipomas.
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Algunas enfermedades.

Tipos de lipomas

tipos de lipomas en el pecho

Existen distintos tipos de lipomas, según su forma y sus características internas. Los lipomas pueden ser fibrolipomas, mixolipomas, condroides, miolipomas, lipoma de células de huso, angiomiolipoma, lipoblastoma e hibernoma. Los más conocidos y comunes son:

  • Angiomiolipoma. Es un nódulo doloroso, localizado bajo la piel, y suele encontrarse en el antebrazo y en adultos. Puede ser múltiple y confundirse con el sarcoma de Kaposi o el angiosarcoma.
  • Lipoma fusocelular. Se trata de un nódulo indoloro, consistente y localizado generalmente en la espalda y/o el cuello. Este tipo de lipomas son más comunes en hombres entre 40 – 75 años.
  • Lipomas Polimórficos. Se caracteriza por ser una lesión rara junto a células fusiformes (apariencia larga y delgada al microscopio) y lipocitos (células que forman el tejido adiposo).
  • Lipomas intermusculares e intramusculares. Son lipomas que pueden alcanzar gran tamaño, generalmente, se localizan en las extremidades inferiores. Estos lipomas se infiltran en el músculo y crecen alrededor de los nervios periféricos.

Diagnóstico de lipomas en el pecho

Suele ser común, para todos los casos con características similares, que el médico para diagnosticar un lipoma realice las siguientes pruebas:

  • Historial clínico del paciente
  • Examen físico
  • Biopsia(extracción de una muestra de tejido para un análisis de laboratorio).
  • Una ecografía,resonancia magnética o exploración por TC (tomografía computarizada), si el lipoma es grande, tiene características inusuales o parece ser más profundo que el tejido graso

Es muy raro, y existe una pequeñísima probabilidad que el bulto que parece un lipoma sea, de hecho, una forma de cáncer de mama llamado liposarcoma. Los liposarcomas, tumores cancerosos en tejido graso, crecen rápidamente, no se mueven por debajo de la piel y generalmente son dolorosos. En general, para poder confirmarlo se realiza una resonancia magnética o una exploración por tomografía computarizada si el médico tuviera alguna duda o sospecha.

Tratamiento de lipomas en el pecho

Como hemos comentado, suele ser muy normal no recibir tratamiento para el lipoma. Sin embargo, si el lipoma se caracteriza por ser incomodo, doloroso o crece, el médico quizás recomiende que te lo extraigan. Los tratamientos de lipomas en el pecho incluyen las siguientes opciones:

  • Extracción quirúrgica.La mayoría de los lipomas se extraen de manera quirúrgica mediante un corte, puesto que es la única técnica que asegura la completa extirpación del éste. La reaparición luego de que lo extraigan es poco frecuente. Los efectos secundarios que pueden ocurrir son la formación de cicatriz y de hematomas. Se puede disminuir la cicatriz con una técnica que se conoce como extracción con incisión mínima. Para la extirpación quirúrgica de uno o varios lipomas, el médico realiza una pequeña incisión en la piel tras haber anestesiado previamente la zona de la cirugía.
  • Liposucción.Es una técnica que puede utilizarse para diferentes tamaños de lipomas y evita que queden cicatrices. En este tratamiento se emplea una aguja y una jeringa grande para extraer el bulto de grasa. Con esta técnica es difícil que el lipoma desaparezca por completo. Con este procedimiento, el especialista mediante aspiración y succión realiza la extirpación del lipoma. Ayudado por una pequeña incisión a través de la cual se introduce el liposuctor.
Resumen
Cómo saber si tenemos lipomas en el pecho
Título
Cómo saber si tenemos lipomas en el pecho
Descripción
Los lipomas en el pecho no debemos confundirlos con cáncer. Un lipoma suele ser inofensivo. No requiere de ningún tratamiento si no duele, molesta o crece.
Autor
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…