Cómo tratar el cáncer de útero con éxito

Clínica PedrosaOncología ginecológica

cáncer de útero

¿Qué es el cáncer de útero?

El útero o matriz es el lugar donde se encuentra el bebé durante la gestación. Existen diferentes tipos de cáncer de útero. El más común comienza en el endometrio, la membrana que recubre el útero. A este cáncer también se le llama cáncer de endometrio. Hoy te contamos como llevar a cabo las pruebas recomendadas por el especialista en oncología ginecológica te ayudará a obtener un diagnóstico precoz y por tanto a tratar el cáncer de útero con éxito.

Factores de riesgo

Existe una serie de factores de riesgo que pueden predisponer a la persona a desarrollar un cáncer, pero esto no significa que cualquier persona expuesta a un factor de riesgo tenga que tenerlo. En la actualidad, se conocen factores que parece que poseen un papel más o menos relevante en el cáncer. Entre ellos encontramos los siguientes:

  • Edad:a partir de los 50 años el cáncer de útero es más frecuente.
  • Hiperplasia del endometrio:es una enfermedad benigna que consiste en el aumento del número de células endometriales. Suele aparecer a partir de los 40 años. En algunas ocasiones si no se administra el tratamiento adecuado, la hiperplasia puede evolucionar a cáncer.
  • Obesidad:las mujeres obesas tienen más riesgo de desarrollar un cáncer de útero que las mujeres con peso normal.
  • Diabetes: la diabetes aumenta ligeramente el riesgo de aparición de este tumor.
  • Administración de estrógenos: los ovarios se encargan de producir dos tipos de hormonas femeninas: los estrógenos y la progesterona. Los cambios en los valores de cada una de ellas mantienen el ciclo menstrual cada mes. La aparición de un desequilibrio entre ambas a favor de los estrógenos puede incrementar el riesgo de cáncer de endometrio. Por lo que, las mujeres con menopausia que reciben tratamiento hormonal sustitutivo toman preparados en los que se combinan ambas hormonas. La administración únicamente de estrógenos aumenta el riesgo de cáncer de endometrio.
  • Historia familiar:aunque es menos frecuente, el cáncer de útero puede aparecer en familias con predisposición genética a otros tumores, como cáncer de colon hereditario. Las mujeres de dichas familias tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de colon y de útero.
  • Relaciones sexuales a temprana edad. Tener relaciones sexuales a temprana edad aumenta el riesgo de adquirir el virus del papiloma humano.
  • Muchas parejas sexuales. Cuantas más parejas sexuales tengas (y cuantas más parejas sexuales tenga tu pareja), mayores serán las probabilidades de adquirir el virus del papiloma humano.
  • Otras infecciones de transmisión sexual. Tener otras infecciones de transmisión sexual (como clamidia, gonorrea, sífilis y VIH/SIDA) aumenta el riesgo de adquirir el virus del papiloma humano.
  • Sistema inmunitario débil. Las probabilidades de desarrollar cáncer de cuello uterino pueden ser mayores si tienes otra enfermedad que debilita el sistema inmunitario y tienes el virus del papiloma humano.
  • Tabaquismo. El tabaquismo está asociado con el carcinoma de células escamosas.

Mantener durante largos periodos el tratamiento hormonal para el cáncer de mama,  tamoxifeno, incrementa ligeramente el riesgo de cáncer de útero. Sin embargo, el riesgo es tan mínimo que el beneficio que se obtiene de este tratamiento en el cáncer de mama merece la pena.

Síntomas

cáncer de útero

El conjunto de síntomas relacionados con el cáncer de útero son los siguientes:

  • Dificultades para orinar.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Hemorragia o sangrado vaginal anormal:es uno de los síntomas mas característicos por frecuencia y aparición precoz. Las mujeres con menopausia deberán acudir al especialista al mínimo sangrado vaginal, aunque sea pequeño, para poder ser valorado. En mujeres que aún tienen la menstruación, una hemorragia entre periodos o una regla más abundante de lo normal, debe ser estudiada por el ginecólogo.
  • Dolor pélvico.
  • En fases más avanzadas del cáncer de útero pueden aparecer otros síntomas como pueden ser la pérdida de peso o dolor en la zona de la pelvis.

Es importante no alarmarse con los síntomas, ya que también pueden ser debidos a enfermedades benignas. Sin embargo, si aprecias cualquiera de ellos es fundamental que acudas al especialista para el diagnóstico y tratamiento necesario.

Diagnóstico del cáncer

Es muy probable que un diagnóstico precoz de cáncer de útero se pueda tratar con éxito.  Para ello, las mujeres a partir de los 21 años deberán comenzar a hacerse las pruebas recomendadas por su médico.

Entre las pruebas de detección se encuentran las siguientes:

  • Papanicolaou. Permite detectar células anormales en el útero, incluidas las células cancerígenas y células que muestran cambios que aumentan el riesgo de cáncer de útero.
  • Prueba de ADN para VPH. La prueba de ADN para VPH incluye el análisis de las células extraídas del útero para detectar la infección por uno de los distintos tipos de VPH que presentan más probabilidades de producir cáncer de uterino.
  • Examen colposcópico. El médico toma una muestra de las células del uterino (biopsia) para que sea analizada en el laboratorio. Para extirpar tejido, el especialista podrá utilizar las técnicas de biopsia por punción o raspado endocervical.

Si de la biopsia por punción o raspado endocervical obtuviéramos resultados alarmantes, el médico realizará alguna de las siguientes pruebas:

  • Asa de alambre eléctrico, que es un procedimiento mediante el cual se usa un alambre eléctrico delgado de bajo voltaje para obtener una pequeña muestra de tejido.
  • Conización quirúrgica, que es un procedimiento mediante el cual el médico puede obtener capas más profundas de células del cuello uterino para que luego sean analizadas en el laboratorio.

¿Qué hacer después?

Una vez finalizado el tratamiento de un cáncer de útero tu médico te proporcionara toda la información necesaria acerca de las pautas de prevención que deberás llevar a cabo después. Es importante que conozcamos que incluso habiendo recibido el tratamiento más completo existe un riesgo de reaparición de la enfermedad. Por lo que seguir unas pautas preventivas permite la detección precoz e instaurar un nuevo tratamiento para hacerlo desaparecer y mejore los síntomas.

Con el paso del tiempo el riesgo de reaparición de la enfermedad disminuirá. Por todo ello, el especialista nos recomendará realizar durante los dos o tres primeros años tras el diagnóstico realizar revisiones cada tres o cuatro meses. Durante los años cuarto y quinto, las revisiones podrán espaciarse algo más y realizarse cada seis meses. A partir del quinto año, las revisiones pueden hacerse anualmente.

Las revisiones periódicas constan de las siguientes pruebas:

  • Exploración ginecológica minuciosa.
  • Analítica completa para valorar los parámetros de funcionamiento del hígado, del riñón y del resto de órganos.
  • Radiografía de tórax para valorar los pulmones.
  • Ecografía abdominal para ver la existencia o no de lesiones en el hígado que nos hagan sospechar de una metástasis.

En todas las revisiones es importante que comentes a tu médico cualquier cambio que hayas podido observar en tu cuerpo o síntomas, como pérdida de apetito o peso, aparición de dolor, cansancio, etc. El médico podrá valorar la necesidad de realizar más pruebas especificas.

Resumen
Cómo tratar el cáncer de útero con éxito
Título
Cómo tratar el cáncer de útero con éxito
Descripción
El más común de los tipos de cáncer de útero es el cáncer de endometrio. Las pruebas de detección son fundamentales para un diagnóstico precoz.
Autor
1 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 51 voto, promedio: 5,00 de 5 (1 votos, promedio: 5,00 de 5, valorado)
Cargando…