El cáncer de mama: síntomas, tratamiento y pronóstico

Clínica PedrosaOncología ginecológica

cáncer de mama

El cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres occidentales. En nuestro país se diagnostican cada año 25000 nuevos casos de cánceres de mama, por lo que se puede pronosticar que 1 de cada 8 mujeres sufrirá cáncer de mama a lo largo de su vida. De ahí la importancia de tener una información adecuada y preventiva que ayude a la mujer a la detección precoz de esta enfermedad, a través del análisis de sus síntomas y los factores de riesgo.

¿Qué es el cáncer de mama?

Los senos de la mujer están compuestos de grasas, de un tejido conectivo y tejido glandular. La mama se divide en secciones conocidas como lóbulos (entre 10 y 20), que a su vez, se dividen en secciones más pequeñas, los lobulillos, que son los encargados de la producción de leche durante la lactancia. Todos ellos se encuentran unidos a través de los ductos o conductos galactóforos que conducen la leche hacia el pezón.

Los lobulillos y los ductos se encuentran en el estroma, un tejido adiposo en el que también se encuentran los vasos sanguíneos y linfáticos, que se dirigen a los conocidos ganglios linfáticos. Estos últimos son los responsables de proteger a la mujer frente a bacterias, células tumorales u otras sustancias nocivas.

El cáncer de mama se produce cuando las células del epitelio glandular comienzan a reproducirse de forma incontrolada y de manera muy rápida, existiendo por tanto una alteración.

A qué se debe el cáncer de mama

El cáncer de mama es una enfermedad cuyo origen concreto se desconoce, sin embargo sí existen factores de riesgo que pueden provocar una mayor predisposición para que el cáncer se desarrolle. Entre estos factores, los especialistas citan los siguientes:

  • Edad: a medida que la edad aumenta, el riesgo de padecer cáncer de mama se incrementa, sobre todo a partir de los 50.
  • Genética: quien tiene antecedentes familiares que han sufrido esta enfermedad tienen un mayor riesgo de sufrirlo.
  • Factores de carácter reproductivo: cuando la primera regla aparece a una edad temprana, si la menopausia es tardía o se usa una terapia hormonal sustitutiva tras la menopausia, el riesgo aumenta. También el no haber dado a luz nunca puede ser también un agente.
  • Exposición a la radiación: si la mujer ha recibido tratamientos con radiación en el tórax durante la niñez o en las primeras etapas de adulto, es posible que el riesgo sea mayor.
  • Obesidad: el sobrepeso es un factor de riesgo.
  • Consumo de alcohol de forma regular.

¿Se puede reducir el riesgo de padecerlo?

El cáncer de mama no se puede prevenir totalmente, pero sí es cierto que los estudios más recientes han demostrado que ese riesgo puede disminuir introduciendo ciertos cambios en la vida cotidiana, sobre todo en el caso de las mujeres con riesgo promedio.

Entre esas actuaciones podemos citar las siguientes:

  • Consultar al médico sobre cuándo comenzar los análisis que permitan la detección del mismo.
  • Realizar un autoexamen sobre las mamas a través de la familiarización de las mismas, de forma que a través de exámenes esporádicos se permita detectar algún cambio sobre el pecho como bultos u otros signos que no son normales.
  • Hacer ejercicio o deporte durante al menos 30 minutos al día. Si no se ha practicado deporte con anterioridad, siempre hay un buen momento para comenzar de manera progresiva.
  • Si se bebe alcohol, hacerlo con moderación.
  • Mantener un peso saludable, que puede conseguirse practicando ejercicio diario y manteniendo una alimentación sana.
  • Elegir una dieta saludable, entre ellas se encuentra la famosa dieta mediterránea en la que las frutas y los vegetales, las legumbres y el aceite de oliva tienen un papel destacado, incidiendo de manera positiva sobre la salud.
La prevención y un diagnóstico temprano son esenciales para lograr superar el #cáncerdemama. NO olvides realizar tus revisiones médicas Clic para tuitear

También, se recomienda evitar tratamientos hormonales de carácter sustitutivo tras la menopausia, ya que este tipo de tratamientos se asocian a un incremento del riesgo de cáncer de mama.

El cáncer de mama no se puede prevenir de forma total, pero sí existen muchos factores que se pueden tener en cuenta en la vida cotidiana que ayudan en su prevención: dieta saludable, ejercicio y evitar tratamientos hormonales tras la menopausia pueden ser algunos de ellos

Cuando la mujer, por antecedentes genéticos tiene un riesgo muy elevado de sufrir la enfermedad, existen varias opciones terapéuticas que tendrán que valorarse con el médico especialista. Entre esas posibilidades podemos encontrar las siguientes:

  • Medicamentos preventivos: este tipo de medicamentos se utilizan únicamente en el caso de las mujeres que tienen un riesgo muy elevado de padecer cáncer de mama, tratándose de inhibidores del estrógeno.
  • Cirugía preventiva: en el supuesto de alto riesgo, la mujer puede optar por la extirpación quirúrgica de las mamas sanas (mastectomía profiláctica). También existe la posibilidad de la extirpación de sus ovarios sanos (ooforectomía profiláctica) reduciendo así el riesgo del cáncer de ovario y de mama.

 ¿Cuáles son los síntomas?

En una fase precoz de la enfermedad, no se suele producir ningún tipo de síntoma, por lo que suele descubrirse cuando la mujer participa en algún programa de cribado o se ha sometido a una mamografía de control para el seguimiento de otro problema distinto.

Cuando la enfermedad ya tiene cierto desarrollo, los principales síntomas que se manifiestan son:

  • Cambio en el tamaño del seno y/o irregularidades en la forma del mismo.
  • Aparición de un nódulo en la axila.
  • Secreción del pezón de forma repentina.
  • Irritación de la piel o cambios en ésta como escamosidad, rugosidad, pliegues nuevos, hoyuelos, etc.
  • Cambios en el pezón como el hundimiento de éste.
  • Dolor en la mama cuando se palpa.

Es posible que estos síntomas se asocien a enfermedades benignas, por lo que habrá que esperar al resultado de las pruebas que se realicen para confirmar el diagnóstico.

En la fase precoz es difícil la aparición de síntomas propios del cáncer; sin embargo, es esencial familiarizarse con las mamas para realizar autoexploraciones que puedan ayudarnos en un pronto diagnóstico

Tratamiento del cáncer de mama

El tratamiento de la enfermedad puede incluir los siguientes aspectos:

  • Cirugía: dependiendo del tamaño del tumor y de la afección ganglionar distinguimos:
    • Tumorectomía: extirpación del tumor con un margen de tejido adecuado.
    • Cuadantectomía: se extirpa un cuadrante mamario con e tumor.
    • Mastectomía simple: es la extirpación de la mama con el tumor, incluyendo el pezón, areola y piel, así omo uno o más ganglios linfáticos axilares.
    • Mastectomía radical modificada: se realiza una resección de la mama con vaciamiento axilar.
  • Medicamentos o quimioterapia por vía intravenosa u oral o quimioterapia por vía intratecal (a través de la médula espinal).
  • Radioterapia.
  • Terapia biológica.
  • Hormonoterapia.
  • Medicamentos auxiliares para prevenir y tratar las náuseas y los posibles efectos secundarios del tratamiento
  • Psicoterapia: el afrontamiento de este tipo de enfermedad requiere de un apoyo psicológico fuerte, ya que las reacciones emocionales de tristeza, inseguridad, preocupación, etc., se hacen muy fuertes en la mente de la mujer.

Pronóstico

El desarrollo científico y tecnológico de los últimos años permite un mejor y pronto diagnóstico del cáncer de mama, así como su tratamiento, lo que afortunadamente se traduce en una tasa de supervivencia cada vez más alta, y mejora en la calidad de vida durante este proceso. Anualmente se incrementa la supervivencia en un 1,4%, de forma que la supervivencia global a los 5 años del diagnóstico sea del 82,8% en España, siendo superior a la media europea y muy similar a los países con las mejores cifras de supervivencia (según fuentes de la Asociación Española contra el Cáncer).

 

 

Resumen
Cáncer de mama
Título
Cáncer de mama
Descripción
El cáncer de mama es uno de los cánceres más frecuentes entre las mujeres, de forma que 1 de cada 8 lo desarrollarán a lo largo de su vida. Por ello es importante tener una información adecuada sobre la enfermedad que permita ayudar en un diagnóstico y detección precoz y evitar los posibles factores de riesgo.
Autor
Editor
BraunMarketing&Consulting
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…