HORARIO DE APERTURA EN CLÍNICA: LUNES-JUEVES: 8:00 - 21:00 Y VIERNES: 9:00-15:00
HORARIO DE ATENCIÓN TELEFÓNICA: LUNES-JUEVES: 9:00 - 14:00 Y 16:00-20:00. VIERNES: 9:00-14:00

Aborto espontáneo: causas, sintomas y tratamiento.

aborto espontaneo

Índice

¿Qué es un aborto espontáneo?

El aborto espontáneo se produce cuando el embarazo termina de forma natural antes de la semana 20 del mismo (hay que tener en cuenta que el embarazo normal dura 40 semanas). Ello hay que diferenciarlo del parto prematuro, que se produce sin embargo, cuando el embarazo termina a partir de la semana 20 del mismo.

Es necesario señalar que hasta un 50% de los embarazos terminan en aborto espontáneo, pero la mayoría son tan prematuros que la mujer no llega a tener un período sin menstruación y tan siquiera es consciente de que ha tenido un aborto. En mayor medida, los abortos espontáneos suelen presentarse en las 12 primeras semanas de gestación.

¿Cuáles son los síntomas de un aborto espontáneo?

Los síntomas que pueden identificar o alertar de un posible aborto espontáneo y que se presentan con mayor frecuencia son los siguientes:

– Sangrado vagina con presencia de coágulos.

– Dolor abdominal o lumbar intenso.

– Cólicos.

– Fiebre.

– Debilidad.

Ante este tipo de sintomatología, la mujer embarazada debe acudir de urgencia al Hospital, para evitar, en la medida de que sea posible, que se produzca el aborto.

¿Qué causas hay detrás?

Durante el embarazo pueden surgir complicaciones, ya sea de forma natural o mediante los tratamientos de fertilidad, que pueden derivar en abortos espontáneos, bien relacionados con el propio feto, o bien con la mujer. Entre las causas se pueden indicar:

Causas fetales: en el 60% de los abortos espontáneos, existe una causa debida a fallos cromosómicos en el feto, de forma que el mismo detiene el proceso de desarrollo y crecimiento.

Causas maternas: pueden deberse a infecciones y enfermedades autoinmunes de la mujer embarazada, así como alteraciones en el útero.

También pueden darse otros factores de riesgo que es importante señalar:

Edad de la madre: a partir de los 35 años, el riesgo de sufrir un embarazo espontáneo aumenta hasta el 25%, y hasta el 50% en el caso de mujeres con más de 40 años.

Problemas de salud: enfermedades cardíacas, renales, tiroides, etc.

Abortos espontáneos recurrentes: cuando una mujer ha sufrido dos o más abortos consecutivos, tiene una mayor probabilidad de volver a tener otro.

Estilo de vida: los malos hábitos como fumar o beber alcohol y el sobrepeso son factores de riesgo. También es muy importante el control del estrés.

Problemas ginecológicos: desde desequilibrios a nivel hormonal a problemas en el sistema reproductor.

¿Cómo trata el equipo médico el aborto espontáneo?

Una vez que el aborto espontáneo ha comenzado, el proceso no se puede detener, de forma que el feto y el líquido amniótico deben ser expulsados. Puede ocurrir que el aborto sea incompleto, de forma que el equipo médico puede optar por:

– esperar a que el útero se vacíe por sí mismo vía vaginal siempre y cuando no se presente fiebre o la paciente parezca enferma,

administrar medicación que favorezca la expulsión (cuando se desea evitar la intervención quirúrgica, en mujeres obesas o ante la existencia de malformaciones uterinas o de miomas que puedan dificultar el proceso quirúrgico) o

– realizar una cirugía para extirpar los restos del embarazo (dependiendo de la etapa en que se encuentra el embarazo se utilizarán diferentes técnicas).

¿Se puede prevenir un aborto espontáneo?

Con carácter general no se pueden prevenir los abortos espontáneos, porque los mismos se deben a causas que impiden que el embarazo se desarrolle con normalidad. Sin embargo, sí se pueden mencionar algunos aspectos que pueden ayudar a disminuir la probabilidad de que pueda darse el aborto:

– Evitar el consumo de alcohol, tabaco y cafeína.

– Llevar una vida sana antes y durante el embarazo: dieta equilibrada y ejercicio moderado.

– Recibir atención prenatal completa.

– Control de enfermedades inmunológicas u otras como la diabetes, la hipertensión, enfermedades renales, cardíacas, la obesidad, etc.; las cuales pueden poner en riesgo el embarazo.

– Consultar al médico antes de realizarse pruebas médicas o tomar cualquier tipo de medicamento.

¿Hay que seguir algún cuidado especial tras un aborto espontáneo?

En la mayoría de los casos, la recuperación física es rápida, entre unas pocas horas y un par de días. Hay que tener en cuenta que se puede ovular dos semanas después de este hecho, y el período regresará en un plazo de cuatro a seis semanas. También es posible utilizar cualquier tipo de anticonceptivo de forma posterior al aborto espontáneo, aunque hay que evitar tener relaciones sexuales o colocar cualquier elemento en la vagina (como por ejemplo, tampones) en al menos las dos semanas siguientes tras el aborto.

Es posible que la recuperación física no vaya acompañada de la sanación emocional, la cual suele ser más tardía en muchos casos. El aborto espontáneo puede suponer para muchas mujeres (y sus parejas) una pérdida desgarradora, por lo que las emociones de enfado, culpabilidad y desesperación pueden presentarse tras un hecho de este calado. En estos casos, es recomendable buscar el apoyo de los seres queridos y, en su caso, de ayuda psicológica para afrontar el duelo.

¿Se puede tener un embarazo normal después de sufrir un aborto espontáneo?

Hasta en un 85% de los casos en que la mujer sufre un aborto espontáneo, ésta puede desarrollar un embarazo a término con éxito. Sin embargo, hay que señalar que las que han sufrido un aborto espontáneo, tienen más probabilidades de que se repita que las mujeres que nunca lo han sufrido. Cuando se han tenido más de tres abortos espontáneos (aborto espontáneo recurrente, es necesario realizar pruebas para determinar los motivos que lo ocasiona).

¿Cuándo se puede volver a buscar un embarazo?

Se recomienda esperar entre 1 y 3 meses tras sufrir un aborto espontáneo, siendo posible la recomendación de tratamiento con progesterona, una hormona que favorece que el embrión se implante en el útero, de forma que se pueda prevenir otro aborto.

Relacionado